In ORIGINALES

Luis Francisco Martínez

Luis Francisco Martínez

L uis  Francisco Martínez es un joven correntino que desde los 12 años se ha dedicado a la protección de los recursos naturales a través de la concientización de niños y adultos en escuelas y asilos. Hoy, con tan sólo 18 años, es educador ambiental y ha recorrido no sólo gran parte de su provincia y el país, sino que también llegó hasta Bolivia, Perú, y Paraguay, país en donde consiguió involucrar a los jóvenes en un movimiento ecologista y lograr la aprobación de la Ley Cero Deforestación. Siempre con nuevas ideas y estrategias para el cuidado ambiental, este joven se ha transformado en un referente del área y asegura que la clave está en escuchar a la gente e impulsar su participación. 

Por Franco Giordano

¿DE DÓNDE NACE LA VOCACIÓN Y CÓMO SURGE LA IDEA DE DAR CHARLAS EN ESCUELAS DE DAR CHARLAS EN ESCUELAS?

Todo empezó a través del arte, dibujo y pinto y me gusta ir a diferentes lugares a dibujar paisajes. Iba a sitios al aire libre cerca de mi casa donde había árboles y cada vez que iba era imposible no encontrar bolsas, botellas y basura de todo tipo. Entendí lo fácil que esa bolsa podía llegar a una reserva, o a un río y de ahí quien sabe a dónde.

Me dije tengo 12 años y tengo la oportunidad de hacer algo ahora y así empecé, comencé a visitar escuelas y a hablarle a los chicos para, a través del conocimiento, dar valor a las pequeñas vidas. Les explicaba la importancia de los pequeños insectos, que aunque sea una hormiga es importante preservarla porque, sin importar su tamaño, tiene vida y una función en la tierra, y hay que valorar eso.

Les compraba lupas y salíamos a recorrer los canteros para que vean a los pequeños insectos. Con el tiempo fui integrando nuevos conocimientos y continué formándome para educar. Estuve por toda la provincia y fuera de ella también. Cuando regresé a Corrientes en 2013, me impresionó como la gente quería recibir conocimientos, y por eso quiero seguir fomentando la conservación en mi provincia.

TU TRABAJO INSPIRÓ A MUCHA GENTE A INVOLUCRARSE Y PARTICIPAR ACTIVAMENTE EN LA CONSERVACIÓN. ¿CUÁL ES TU MÉTODO PARA LOGRARLO?
La concientización sobre estos temas se transmite de diversas formas. A mí me gusta la idea de hacerlo desde lo que cada uno sabe hacer, así se fomenta no sólo la conservación, sino también el talento que cada persona tiene. Puede ser a través del deporte, de la cultura, del arte, por ejemplo acá en Corrientes me llaman cada año de un instituto de música para hacer un concierto gratuito por el medioambiente, se hace al aire libre y se suma muchísima gente, creando un excelente espacio para generar conciencia. Ahora quiero hacer un ciclo de cine ambiental al aire libre para difundir documentales de esta temática, para seguir fomentando el cuidado de nuestros recursos y nuestras especies, y la gente nos apoya.

CONTANOS SOBRE EL PROGRAMA ECO-ESCUELAS

Es un programa pensado para llevar la educación ambiental a las escuelas. Es muy importante enseñar a los chicos lo que tenemos en valor. Siempre digo a los maestros que hay que mostrar las especies que tenemos, nuestras especies autóctonas, eso es importantísimo para la conservación y la verdad es que en las escuelas se enseña estos temas muy por encima.

Por ejemplo enseñan a germinar una planta, pero no el proceso completo de cómo crece, cómo tratarlas, o qué tipo de especie son, y por eso se fundó eco-escuelas, con el objetivo de enseñar todo eso para que piensen qué va a ser de esa planta después. Una de las cosas que hacemos, con pequeños espacios que conseguí en las escuelas gracias al apoyo de los docentes, son huertas para que cuiden los chicos. Rinconcitos verdes que se mantienen con la colaboración de los padres que se interesaron en el programa y participan.

Con esto ven el largo proceso de las plantas para desarrollarse, ya sean frutas o verduras, y se dan cuenta la paciencia y el trabajo que hay que dedicarle para que sean un alimento sano. El programa también tiene un lado solidario, la idea es vender lo que los chicos producen y que lo recaudado vaya a las escuelas rurales necesitadas que forman parte del programa. También incluimos algunos árboles nativos para fomentar el arbolado en las calles. La idea es promover el cuidado ambiental a través de este tipo de actividades.

Es muy importante enseñar a los chicos lo que tenemos en valor. Siempre digo a los maestros que hay que enseñarles más sobre lo que tenemos, nuestras especies autóctonas, eso es importantísimo para la conservación

¿RECIBÍS AYUDA DE ECONÓMICA DE ALGUNA AUTORIDAD EN TU PROVINCIA PARA LLEVAR A CABO ESTAS ACTIVIDADES?

No, nadie me ayuda económicamente con esto, todo sale de mi bolsillo. En todas las campañas que hago no hay ingresos políticos, solo les pido que cumplan la función que deben cumplir y que estén presentes cuando haya que preservar algo. Aquí en mi provincia tuve apoyo de concejales, diputados, senadores, por ejemplo dije que era importante preservar los lapachos, y sacaron una ordenanza y le dimos valor a estos árboles. Lo único que les pido, no como políticos sino como parte de la sociedad, es que le den valor a los recursos naturales que tenemos.

EL TRABAJO QUE REALIZASTE EN PARAGUAY TUVO UN GRAN IMPACTO, CONTANOS LO QUE FUISTE A HACER Y CÓMO FUE EL PROCESO.

Me convocaron de la World Wildlife Fund (WWF) para participar en el movimiento que luchaba por la Ley Cero Deforestación,  para impedir la depredación de los bosuqes. Fue una experiencia muy buena, y fue en ese viaje que formamos el Movimiento Ecológico Joven.

Surgió porque cuando participé en distintas actividades con varias organizaciones siempre veía lo mismo, chicos que querían involucrarse para salvar el mundo pero que cuando se acercaban les decían que llenen un formulario, que los llamaban. Cuando les decís eso es como decirles que no los van a llamar, y estos chicos venían con tanta pasión y energía, que quise hacer algo para que tengan participación, un espacio para escuchar sus ideas y lo qué tengan para decir.

Hicimos campañas y organizamos actividades, y fue impresionante el éxito que tuvo el movimiento. Fue increíble como los jóvenes se iban sumando, fue gracias a ellos y al apoyo de toda la gente que se pudo sacar la ley.

¿CÒMO VIVISTE LA EXPERIENCIA?

Hubo algunos problemas, especialmente amenazas. En Paraguay tuvimos mucha presencia y pudimos sumar mucha gente. A medida que se fue sumando más y más gente, empezó a aumentar también la presión para que se apruebe la ley. Eso hizo que los grupos con intereses se sintieran acorralados y actuen. A mi por ejemplo me dejaron varias cartas con amenazas bajo la puerta y hasta me rompieron las ventanas en el sitio donde me alojé. También cuando íbamos a ver las áreas que iban a deforestar nos ponían troncos en el camino como una advertencia de que si pasábamos podíamos no volver, como le pasó a otros ambientalistas en Paraguay. Pero vivir eso no me asustó porque sabía que estaba luchando por algo bueno. A pesar de la distancia y de no tener mi familia seguí empujando y nunca me rendí, y gracias a Dios se logró  sacar la ley.

 

Por ser autor del Movimiento Ecológico Juvenil recibí muchas amenazas, me dejaban cartas bajo la puerta y hasta me rompieron las ventanas en el sitio donde me alojaba

¿CREÉS QUE EL MOVIMIENTO ECOLÓGICO JUVENIL SE PODRÍA REPLICAR EN ARGENTINA?

Queremos hacer algo con la ayuda de organizaciones ambientales. Formo parte de Greenpeace Argentina y de Greenpeace Internacional donde he presentado mi propuesta de esto, y si bien hasta ahora no he obtenido respuesta, he tenido un seguimiento de lo que he presentado y sé que están interesados. Después en Corrientes hay chicos que me paran por la calle y me dicen que quieren hacer algo, asique estoy pensando hacer algo similar formando jóvenes.

También quiero hacer otra campaña de intercambio. Hace un tiempo hice una botella por una planta , y era increíble como los chicos se sumaban. Cuando iban a la parada a tomar un colectivo venían al stand, nos preguntaban qué estábamos haciendo y salían a buscar una botella. Después nos empezaron a traer revistas y diarios entonces pensamos objetivos para estas cosas, porque lo importante es que cada cosa que se haga en campaña tenga su destino.

Participé en distintas actividades con varias organizaciones y siempre veía lo mismo, chicos con ganas de involucrarse para salvar el mundo.

En este caso las botellas eran para una cooperativa de bolsas recicladas y los diarios los vendimos a otra cooperativa con lo recaudado compramos más plantas para llevarlas a las escuelas. Ahora estoy armando una campaña nueva de tapitas por plantas, y lo que se recaude va a ir a un hospital para aportar dinero para maquinarias e insumos, mi idea es hacer campañas solidarias que involucren a la gente.
LA SITUACIÓN AMBIENTAL EN LA ACTUALIDAD PRESENTA MUCHOS Y MUY DIVERSOS PROBLEMAS ¿CUÁLES CONSIDERAS QUE NECESITAN TRATARSE CON MAYOR URGENCIA?

Hay muchos temas que tratar y eso tiene que ver con una cadena de situaciones, por eso es fundamental dar impulso a la conservación en general. Hay muchas especies en peligro en todo el mundo, y otras que si bien todavía no lo están, podrían estarlo en un futuro muy cercano. De un día para otro cambia todo. Por ejemplo la jirafa hasta ayer no estaba en peligro de extinción y ahora sí, y en Argentina tenemos especies en peligro como el Yaguareté que, aunque no lo creas, hay mucha gente, chicos y adultos, que no saben ni que existe. Necesitamos entender el valor de todas las especies, tenemos que aprender a apreciar el hecho que aún podamos verlas y transmitir a las nuevas generaciones la importancia de protegerlas.

Sin dudas el cambio climático es fundamental en esto y nos afecta a todos, hay que tomar cartas en ese asunto. Hay que generar un cambio cultural y eso es un trabajo de día a día.

También creo que es importante que aprendamos a valorar lo que pagamos, y a dar valor a lo que tenemos. Por ahí tiramos un frasco de vidrio de un alimento que puede reutilizarse, todo lo que sea posible de reciclarse debe usarse. Seguimos comprando y consumiendo sin reflexionar, sin saber cómo se fabrican ciertas cosas ni el impacto que genera en el ambiente crearlas o desecharlas. Yo fomento que la gente produzca y consuma alimentos de sus propias huertas. Así sabes qué es lo que estas consumiendo, sabes de dónde viene y la dedicación que hace falta para cosecharlo, hay que convertirse en consumidores responsables.

¿DÒNDE TE VES EN EL FUTURO?

Muchas veces me pregunté qué hice para que suceda todo lo que he pasado en estos años, que me convoquen organizaciones internacionales, lo que logré , fue algo rarísimo. Pero nunca tuve un objetivo específico, siempre intento que el día me sorprenda y me asombre, a veces incluso de mí mismo.

Tengo pasión por lo que hago y eso es lo que trato de transmitir, que cada uno tenga una inspiración, demuestre lo que sabe hacer y sea inspiración para otro.

 


DESCUBRÍ MÁS HISTORIAS EN ARGENTINA SALVAJE

 

Deja un comentario