NADANDO CON LOBOS

Antiparras, patas de rana y un buen neoprén es el equipo básico que se precisa para lanzarse al mar y conocer, muy de cerca, a los lobos marinos de Puerto Madryn.

“T

enemos que aprovechar la marea alta, que es cuando los lobos se meten al mar”, nos habían advertido en la prestadora de buceo donde ahora, a las cinco menos cuarto de la madrugada, nos entregan los trajes de neoprén para poder entrar al agua y no congelarnos en el intento. Los trajes están húmedos y fríos de la última excursión que hicieron ayer, y si bien no son impermeables, sus 7 milímetros de espesor garantizan que toda el agua que se filtre, quede retenida y se caliente enseguida con el movimiento del cuerpo. Hay que nadar. El equipo completo tiene dos piezas ajustadas hasta los tobillos y hasta las muñecas, más una capucha, guantes, botas y, una vez en la lancha, también suma patas de rana y antiparras. Hace bastante frío, cómo es de esperar en el mes de junio a estas latitudes tan australes, pero el temblequeo se va en la medida que el sol aparece en el horizonte y tiñe todo de rojo y naranja.

Hay unos veinte minutos de lancha desde el centro de Puerto Madryn hasta la reserva natural de lobos marinos Punta Loma. En ese rato que dura la navegada conocemos al capitán de la embarcación y a los dos instructores, que se pasan los días metidos en las aguas calmas del Golfo Nuevo. “El frío pasa y la experiencia queda, no se van a arrepentir. Muchas personas, y de distintas partes del mundo, nos han dicho que esta fue su mejor experiencia de contacto directo con los animales, con la naturaleza”, asegura uno de los instructores, que vive en Madryn desde los 18 años, cuando se mudó para estudiar biología marina. El sol sigue escalando y nos regala unos rayos potentes a través de las nubes. El capitán amarra la lancha a una boya y, en cuanto apaga el motor, vemos cómo los lobos hacen fila en la explanada de piedra para tirarse de cabeza al mar. Son curiosos, vienen a ver qué pasa, quiénes somos. Según lo acordado, vamos a tener entre media hora y cuarenta minutos para estar con ellos bajo el agua. “¿Quién va primero?”, pregunta con cierto sarcasmo el capitán mientras se sirve un té caliente. Sin pensarlo demasiado, levanto las dos manos enguantadas y me lanzo por la borda.

La clave es mantenerse en movimiento. El agua se escurre entre la capucha y el cuello del neoprén, también por el borde de las botas y los guantes, pero el chucho se pasa rápido dando brazadas y patadas a buen ritmo. Abajo del agua, la respiración de uno se escucha en primer plano, y un poco más lejos, el chapoteo de las patas de rana en la superficie, las voces de los otros nadadores y algunas risas nerviosas. Sin proponerme ir a buscarlos, en pocos minutos me veo rodeada de lobos marinos. Cuento cinco, seis, ocho lobos que se acercan y se contornean ágiles a mi alrededor, miran con un ojo y con el otro sucesivamente. Uno llama mi atención mordisqueando una de las patas de rana, y otro, todavía más chiquito, me tironea del neoprén como probando de qué estoy hecha. Si bien esta excursión se puede hacer durante todo el año, muchos dicen que la mejor época es en invierno, porque los cachorros ya se animan a acercarse, explorar, y suelen interactuar mucho más que los lobos adultos. Nadie los obliga a venir ni los tienta con comida. No hay premios. Simplemente, son animales curiosos y amigables, que se acercan para conocernos y jugar un rato. Los instructores nos reagrupan, hay que volver a la lancha. Al final, la media hora en el agua pasó demasiado rápido.

En Puerto Madryn hay varias prestadoras que ofrecen esta excursión. El precio es de $ 1500 aproximadamente por persona, aunque se hacen descuentos a grupos. Más información sobre esta y otras propuestas en www.madryn.travel

La única aerolínea que vuela sin escalas entre la Ciudad de Buenos Aires y Puerto Madryn es Andes Líneas Aéreas, con vuelos regulares de lunes a viernes. El pasaje cuesta desde $ 2.253 ida y vuelta, más tasas e impuestos (www.andesonline.com).

Texto: Constanza Coll
Comments
pingbacks / trackbacks

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: