NATURALEZA CERCA

Pocos saben que existe una inmensa Reserva de Biósfera de la Unesco a sólo una hora del centro porteño. Paseos en kayak entre las islas, senderos entre bosques y pajonales, y un Top 3 de ecolodges para darse un homenaje.

Texto: Constanza Coll
L

o primero que uno piensa cuando escucha la palabra “delta” es: Puerto de Frutos, muebles de mimbre, Museo de Tigre, casino, Parque de la Costa, multitud de fin de semana con sol. Pero en realidad, el delta empieza justo donde termina todo esto, más allá de los paseos costaneros, de las barandas que nos separan del agua y de los muelles de donde salen las lanchas colectivas y los paseos a remo por las islas. Una vez que nos embarcamos, sea en la embarcación que sea, entramos de a poco en un mundo muy distinto, acuático, flotante, atravesado por ríos y arroyos marrones, regido por las mareas, plagado de camalotes, juncos, sauces y claveles del aire. El paisaje se vuelve más verde y silencioso en la medida que nos alejamos de la zona de puerto y navegamos río arriba, en dirección al Paraná de las Palmas.

Especialmente si vamos a remo, al principio se sufre bastante el tránsito sobre los ríos principales, como el Sarmiento o el Capitán, con las lanchas colectivas, los barcos-almacén que transportan mercadería para los isleños, los yates que hacen ola y las motos de agua que zigzaguean detrás de ellas saltando sus olas. Pero en la medida en que los canales se angostan, el agua se calma y disminuye drásticamente la cantidad de personas a la vista. De a poco, las casas trepadas a los pilotes encuentran más espacio entre sí, y se vuelve más difícil encontrar un recreo con playa, bar flotante o parrillita donde parar a comer y pasar el día. Son señales de que dejamos la Primera Sección del Delta atrás y entramos en la parte menos explorada, del otro lado del Paraná.

Pocos saben que la Segunda y la Tercera Sección del Delta conforman una Reserva de la Biósfera de la Unesco, con casi 90 mil hectáreas de bosques de álamos y sauces, pantanos y pajonales silvestres. Creada en el año 2000 y ubicada en el partido de San Fernando, provincia de Buenos Aires, esta inmensa reserva de naturaleza protege el paisaje, los ecosistemas y las especies que habitan allí, como carpinchos, coipos, comadrejas, lobitos de río, gatos monteses y ciervos de los pantanos, el hocó colorado, la pava de monte y la garza mora, el martín pescador y distintos tipos de pájaros carpinteros. Según el nivel de protección y conservación, toda la reserva está dividida en tres sectores o zonas: núcleo, de transición y tampón, y es en esta última que se concentran los emprendimientos agrícolas sustentables y de ecoturismo.

Aprovechando la cercanía entre la ciudad de Buenos Aires y el Delta, muchas familias y grupos de amigos alquilan cabañas o casas por toda la temporada de verano y se hacen escapadas regulares cada vez que pueden. En general, vienen equipadas con kayaks, botes a remo o a pedal para poder salir a recorrer los ríos y arroyos de la zona, y de paso hacer un poco de ejercicio. Otra opción son los hoteles, que se concentran en la Primera Sección, pero que de a poco van asomando más allá, con propuestas más ecológicas y promesas de tranquilidad total.

TOP 3 Ecolodges en el Delta

Naturaleza Cerca A

Sobre el Arroyo Espera, en la Primera Sección del Delta pero alejado del bullicio de los ríos más transitados, ocupa 7,5 hectáreas entre playas, jardines y un bosque ideal para hacer trekking. Se puede llegar en lancha colectiva o en una embarcación propia, ya que hay seis muelles donde amarrarla sin problemas. En Amarran Sancho se preocupan por separar los residuos y sus construcciones fueron realizadas con materiales naturales

www.amarransancho.com.ar

En plena Reserva de la Biósfera de la Unesco, La Juana es una quinta con más de cien años de historia y rodeada de un entorno natural de 60 hectáreas, con pajonales, pantanos, cañaverales, monte y esteros. Ofrece senderos para caminar, observación guiada de flora y fauna, reconocimiento de huellas, canotaje, safaris fotográficos y más actividades de ecoturismo

www.reservalajuana.com.ar

Naturaleza Cerca F

Las pasarelas que conducen a los bungalows son de madera y elevadas, para no alterar el suelo o a las especies que habitan en esta parte de la Segunda Sección del Delta. Y desde las terrazas de los cuartos se ve y se respira el aire de arroyo y de vegetación salvaje. Su modalidad “all inclusive” hace que el relax sea total, ya que incluye desde las comidas y bebidas hasta las actividades en el predio, como ser caminatas guiadas, descansos en la piscina y paseos en botes a pedal o kayaks

www.labecasina.com

Más información: www.vivitigre.gov.ar

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: