NUEVAMENTE EN CATARATAS UN PUMA SE CRUZÓ CON TURISTAS EN UN SENDERO. CREEN QUE ES EL MISMO DEL AÑO PASADO.

 

Un puma volvió a ser avistado por turistas en la zona de las Cataratas. El breve contacto se produjo en el Sendero Verde, un trillo que permite ir caminando desde el ingreso al parque hasta el inicio de los circuitos Superior e Inferior.

El fugaz encuentro con el felino se produjo el domingo a la mañana y fue comunicado por el guía que llevaba a un grupo de turistas por el sendero, que habitualmente permite ver monos, coatíes y una gran variedad de aves, ya que atraviesa un sector de bañados.

Apenas el guía comunicó el avistaje a los guardaparques, el sendero fue cerrado durante más de dos horas para que personal de Parques Nacionales corroborara que el puma ya había abandonado el lugar. Durante ese lapso, los turistas tuvieron que utilizar únicamente el tren o ómnibus para trasladarse desde el acceso hasta la estación Cataratas.

Foto tomada por los turistas.

 

 

 

 

 

 

Minutos después del imprevisto encuentro, el guía comentó: “Me acabo de topar con el bendito puma a cuatro metros. Creo que si no morí de un paro, ya no muero más”. Aunque no había trascendido hasta hoy, hace diez días el animal había sido visto por otro guía y turistas también en un área denominada “de uso público intensivo”.

Algunos creen que es el mismo puma que a mediados del año pasado merodeaba el Sendero Macuco y otros paseos en los que tuvo contactos con los humanos, a los que parece no temer. El 16 de agosto, guardaparques y biólogos desalojaron el Parque Nacional a media tarde para iniciar un procedimiento de captura, utilizando para ello dos perros especialmente entrenados. El puma fue rastreado durante más de tres horas, pero no pudo ser hallado.

En esa ocasión, el intendente del Parque, Sergio Arias Valdecantos, dijo a Clarín que “lo más probable es que el puma haya abandonado la zona porque los perros no pudieron encontrar rastros frescos”. Arias Valdecantos indicó que “desde mediados de julio hubo al menos seis avistajes del animal, casi siempre a la madrugada o al anochecer. Lo vieron los fotógrafos que trabajan en el Parque, algunos choferes que ingresaban con turistas y empleados de la empresa concesionaria de los servicios”. En 1997, un viejo puma atacó y mató al hijo de un guardaparques que residía dentro del parque.

 

Fuente: Clarin