SE TRATA DE OBRAS HÍDRICAS CLANDESTINAS COLINDANTES CON SANTA FE Y QUE AFECTAN A CAMPOS Y LOCALIDADES DE CÓRDOBA. 

 

Días atrás, inspectores de la Policía Ambiental de Córdoba sorprendieron en la estancia “La Escondida”, ubicada en General Levalle, a operadores de maquinaria vial realizando obras ilegales para modificar escurrimientos naturales y direccionar los excedentes hídricos hacia los caminos rurales, haciéndolos intransitables.

El operativo no es aislado sino que da cuenta de una problemática de la región: la realización de canales clandestinos en departamentos limítrofes con la provincia de Santa Fe, que influye en el problema de las inundaciones. De hecho, durante el último temporal, el gobernador Lifschitz acusó a la provincia vecina de “tirarle el agua”.
En este marco, según información oficial, se sabe que en el último año y medio, se han detectado unas 650 obras hídricas clandestinas colindantes con Santa Fe.

Asimismo, se llevan a cabo multas para los infractores. Si bien no se pudo determinar el castigo económico aplicado en este caso, cabe señalar que la multa mínima es de 43.100 pesos.

 

Fuente: Noticias Ambientales