DESTINOS
U

bicada a en el sudoeste de la provincia de Salta (a 1660 metros) forma parte de los valles Calchaquíes, una red de sabanas y montañas de 520 kilómetros de extensión, en el que confluyen tres provincias: Tucumán, Salta y Catamarca.

El origen de su nombre es un misterio. Algunos afirman que viene del quechua, otros aseguran que deriva de la lengua de los diaguitas, un conjunto de tribus aborígenes independientes que hablaban el cacán, en este idioma Cafayate traduciría “sepultura de penas”. 

De acuerdo con el diccionario de regionalismos de José Solá significa “cajón de agua”. Otra versión indica que viene de la transformación de la palabra Capac- yac, que sería “gran lago”. Por último, podría venir también de Capa-Yaco, que designa “lago jefe” o “pueblo que lo tiene todo”.

Aunque la denominación de este lugar no está definida, las que existen, hacen cada una en su estilo, una definición perfecta de los que es Cafayate, una región que lo tiene todo.

Más conocida como la zona vitivinícola por excelencia, produce las cepas Malbec, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Tannat, Bonarda, Syrah, y Tempranillo, aunque sin duda, la perla de la zona es el torrontés. Su clima especial (húmedo con temperaturas extremas que rondan entre los 0 y 35 grados centígrados) y su mezcla de tierras rojizas áridas con vegetación escasa, lo hacen ideal para que se desarrolle la dulce cepa, reconocida mundialmente por su exquisitez.

La Quebrada de la Conchas o de Cafayate, comprendida por territorios de los departamentos de La Viña, Guachipas y Cafayate, es un accidente geológico moderno fruto de movimientos tectónicos que se dieron en los últimos dos millones de años donde fue descubierto un importante yacimiento paleontológico del periodo cretácico. Esta reserva mantiene numerosos restos fósiles, entre los que se pueden contar huellas de dinosaurios, ranas y peces, así como estromatolitos (camas de piedra en el agua), evidencia del último ingreso del mar al continente, ocurrido hace unos 15 millones de años.

Este departamento cuenta también con una amplia gama de muestras culturales de los indígenas aborígenes, representadas en terrazas de cultivo , pinturas rupestres, morteros, y restos de construcciones que datan de hasta 200 A.C.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: