CUYO, PARQUE NACIONAL

PARQUE NACIONAL EL LEONCITO

CLIMA

El clima, es cambiante y varía según la zona. En la región altoandina el clima es frío con nieves permanentes, en el ambiente de puna el clima es frío y seco, con mínimas de -10°C y en el área de monte el clima es subtropical seco donde la temperatura media es de 26 ° C en verano (con máximas de 35 °C). Las precipitaciones presentan un promedio anual de 200 mm, concentrados en la época veraniega.

INFORMACIÓN Y SERVICIOS

El ingreso al Parque es gratuito durante todo el año, el acceso al camping es libre.

La localidad de Barreal a 35 Km. del Parque, cuenta con un servicio completo de hotelería, gastronomía y servicios turísticos. Consultas: www.calingastaturismo.gov.arwww.calingasta.gov.ar ó por teléfono a la Dirección de Turismo de la localidad de Barreal al: 02648-441066.

Para solicitar las charlas con los guardaparque, las escuelas y otras instituciones deben comunicarse al TE: 02648-441240 o por e-mail a elleoncito@apn.gov.ar

Para ingresar no hay un servicio de transporte, pero se cuenta con particulares que brindan el mismo. Consultas: Intendencia del Parque Nacional El Leoncito ó la Municipalidad de Calingasta (Tel. 02648-441066)

ACTIVIDADES

Leoncito permanece abierto durante todo el año. El parque cuenta con un camping (sin provisión de energía eléctrica) con fogones, mesas, parrillas, quincho y sanitarios con ducha con agua caliente (en sector de recepción), áreas de picnic y descanso.

Se ofrecen Caminatas por Cascada “El Rincón” salto de las aguas del arroyo El Leoncito, donde podrá comer algo frío y aplacar el calor en la época estívala, al cual se arriba en forma peatonal, o también vehicular.

Sendero “Paisajes de Agua”, caminata de 2000 mts, de baja dificultad, con cartelería informativa sobre la importancia del agua para la vida en la región.

Trekking Cerro El Leoncito, de dificultad media, duración aproximada cuatro horas.

También hay miradores didácticos, como el observatorio “Carlos U. Cesco”.

Dentro del Parque Nacional El Leoncito se encuentran dos complejos astronómicos de gran importancia a nivel mundial, abiertos al público mediante visitas guiadas. También cuenta con charlas educativas, realizadas por Guardaparques.

CONTACTO

www.calingastaturismo.gov.ar – www.calingasta.gov.ar ó por tel. a la Dirección de Turismo de la localidad de Barreal: 02648-441066. Para charlas con los guardaparque, las escuelas y otras instituciones, comunicarse al: 02648-441240 o por e-mail a elleoncito@apn.gov.ar

Intendencia del Parque Nacional El Leoncito ó Municipalidad de Calingasta (Tel. 02648-441066)

TARIFAS / HORARIOS

El ingreso al Parque es gratuito durante todo el año, el acceso al camping es libre.

ACCESO

Desde el Norte por la ruta provincial 149, atravesando la localidad de Barreal.

Desde el sur por Uspallata, la ruta provincial 39, continuación mendocina de 149. Desde la ruta 149 hacia el este, a unos 20 Km. al sur de Barreal, un camino de 12 Km. conduce a la recepción del Parque.

Para ingresar no hay un servicio de transporte, pero se cuenta con particulares que brindan el mismo. Consultas: Intendencia del Parque Nacional El Leoncito ó la  Municipalidad de Calingasta (Tel. 02648-441066)

INFORMACIÓN

Ubicación e Historia

Ubicado al suroeste de la provincia de San Juan, Argentina, a 34 km de la localidad de Barreal, el Parque Nacional El Leoncito, protege una superficie de 89. 900 ha. Sus límites aproximados están comprendidos al norte por la línea imaginaria que une las cumbres de los cerros Pircas, Negro y Hornito, al Sur por las líneas que une las cimas de los cerros Azul, Rincón Bayo y Molle, coincidentes con el límite con Mendoza. Al este por la divisoria de aguas de la Sierra del Tontal y, al oeste por una diagonal que corta la Ruta Nacional 149 que une Barreal con Uspallata (Mendoza).

Antes de convertirse en Parque Nacional estas tierras pertenecían a La Estancia El Leoncito de la que sólo queda el viejo casco de adobe, que entre los años 1814 y 1818 fue utilizada como puesto de avanzada militar por el Ejército de los Andes. Ya desde 1965 la Universidad de San Juan había notado las cualidades que conservaba el lugar. Por este motivo, en conjunto con las Universidades de Córdoba (Argentina) y de Yale (USA) instalaron el primer observatorio astronómico en la zona. Luego de más de dos décadas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conicet) adquirió el predio de 72.000 hectáreas, perteneciente a la Estancia, para instalar un segundo observatorio con tecnología de avanzada, al que llamó Complejo Astronómico El Leoncito. Pasado los años, en 2002, tras la concreción de la Ley  25.656, se convierte en  Parque Nacional. Esta decisión se tomó con el fin de conservar la vegetación típica de las eco – regiones del Monte, la Puna y lo Altos Andes y evitar posibles efectos erosivos y contaminantes, garantizando de este modo las cualidades atmosféricas de la región, que hacen a El Leoncito uno de los mejores sitios del planeta para la observación de astros.

Relieve e Hidrografia

Si bien dentro de sus límites, como en gran parte de la Provincia de San Juan, predomina el relieve montañoso abrupto y con cerros que superan los 6.000 metros de altura, no todas las elevaciones son similares, sino que pertenecen a diferentes formaciones. Las serranías del este forman parte del sistema orográfico de las Sierras Pampeanas. Estas sierras constituyen el borde occidental del Macizo de Brasilia, que les dio origen, y su formación data de tiempos anteriores a la Cordillera de los Andes o Cordillera Principal. Por el oeste, más allá del Valle del Bermejo, se alzan las cumbres de la Precordillera de La Rioja, San Juan y Mendoza. Esta cadena está integrada principalmente por rocas sedimentarias del paleozoico. También encontramos las elevaciones que corresponden a la Cordillera de los Andes, que en San Juan y Mendoza difiere de su continuación hacia el norte.  En primer lugar, su línea es continua y definida y carece de picos cónicos, generalmente volcánicos. En segundo lugar, está dividida en dos cordones paralelos: la Cordillera Frontal, al este, y la denominada Cordillera del Límite, al oeste. Estas dos cadenas montañosas sólo difieren en su formación rocosa y están estrechamente unidas, sin ninguna depresión definida entre ambas.

Los principales ríos de la provincia son el Jáchal, que trae agua de deshielo desde La Rioja y avanza entre la Cordillera Principal y la Precordillera con el nombre de río Blanco, para finalizar fusionándose con el arroyo Iglesia. El río San Juan es el de mayor caudal de toda la cuenca del Desaguadero, a la cual pertenece, y posee una importante red de tributarios que surcan la provincia. También abundan los arroyos secundarios, como el arroyo De la Cabeceras, el río De los Platos, el arroyo Urete, el arroyo De las Chinches, el arroyo Del Leoncillo, entre otros. En las estaciones más cálidas cuando el deshielo se derrite la proporción de los ríos aumenta de manera considerable.

Flora

La más representativa de la eco-región del Monte es la de los retamos. Otra comunidad importante que forma parte de esta eco-región, son los jarillales. Las jarillas Larrea nítida y L. divaricata se desarrollan hasta los 3.000 metros aproximadamente por las quebradas de los arroyos que descienden de las montañas. En la eco-región Puneña se encuentraa Puna clavarioides, Ephedra breana y Artemisia mendozana, entre otras especies, mientras que en la eco-región Altoandina, se ven coironales, las vegas de altura y las estepas riparias. Sobre algunos faldeos de las sierras son comunes los cojines de Maihueniopsis glomerata, una planta crasa conocida en la zona con el nombre de leoncito y que dio nombre tanto a la estancia como al actual Parque.

Fauna

En  este ambiente de extremos implacables, sus habitantes deben armarse de numerosas estrategias para lograr su supervivencia. Los bruscos cambios de temperatura, tanto en épocas de calor como de frío, el agua que aparece de vez en cuando, son solo algunos de los deafíos con los que los animales de la región deben tratar cotidianamente. Podemos encontrar Pumas,  guanacos, zorros colorados y el zorro gris chico que deberá buscar, con no menos esfuerzo, algunos de los pocos roedores que tienen su hábitat en esta zona; como el cuis chico, el tuco-tuco amarillo, sólo amparado por este Parque dentro de los que integran el sistema nacional, el cuis moro, la laucha sedosa pampeana o el chinchillón común, que vive en los paredones rocosos. El piche llorón, la comadrejita común, la rata chichila, el ratón andino, también sólo protegido en El Leoncito, y el zorrino común, cierran la nómina de las 15 especies de mamíferos que dan vida a esta desolada región.

El grupo más numeroso es el de las aves. Se destacan el Cóndor, Águila Mora, Halcón Peregrino, entre otras rapaces que recorren los cielos en busca de presas y tienen sus guaridas en los grandes paredones rocosos del área. Mientras los reptiles, como el Lagarto Cola de Piche, de llamativos colores, junto a otras especies de Lagartijas endémicas de la región, buscan lugares donde poder asolearse. Los anfibios por su parte, tratan de permanecer mucho tiempo en el agua, que mantiene más estable la temperatura.

Logo_APN_pns

FLORA - LISTADO DE ESPECIES

Ajenjo

Artemisia absinthium

Asensio redirige aquí. Para el director de orquesta y violinista español, véase Enrique García Asensio.

 ajenjoAjenjo
Artemisia absinthium en Köhler’s Medicinal Plants, 1887.
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Asterales
Familia: Asteraceae
Subfamilia: Asteroideae
Tribu: Anthemideae
Subtribu: Artemisiinae
Género: Artemisia
Especie: A. absinthium
L., 1753

El Ajenjo crece salvaje en el Cáucaso.

Artemisia absinthium (en latín medieval aloxinus), llamada comúnmente ajenjo, asensio, ajorizo, artemisia amarga o hierba santa, es una planta herbácea medicinal, del género Artemisia, nativa de las regiones templadas de Europa, Asia y norte de África. Conocida desde muy antiguo ya por los egipcios, transmitida después a los griegos, esta hierba ha sido denominada la “madre de todas las hierbas” en la obra “Tesoro de los pobres”1 dadas sus múltiples aplicaciones curativas. Se utiliza como tónico, febrífugo y antihelmíntico, así como en la elaboración de la absenta y del vermut.

En su hábitat.

Hojas y pimpollos.

Inflorescencia.

Índice

Descripción

Es una planta perenne herbácea, con un rizoma leñoso y duro. Los tallos son rectos. Crece entre 80 a 120 cm. (raramente 150 cm.), y es de coloración verde plateada. Las hojas, dispuestas de forma espiralada, son de color verde grisáceo por el haz y blancas en el envés, cubiertas de pelillos blanco plateados, con glándulas productoras de aceite; las hojas basales de hasta 25 cm. de longitud, bi a tripinnadas con largos peciolos, con hojas caulinares (sobre el tallo) más pequeñas, 5 a 10 cm. largo, menos divididas, y con cortos peciolos; las hojas superiores pueden ser simples y sésiles (sin pecíolo). Las brácteaS involucrales son gris verdoso, densamente pubescentes, Sus flores son amarillo pálido, tubulares, y en cabezas (capítulos), y a su vez en panículas hojosas y con brácteas. La floración se da de principios de verano a principios de otoño; la polinización es anemófila. El fruto es un pequeño aquenio de 0,5 mm., más o menos cilíndrico, algo curvado, con nervios oscuros, glabro y brillante; vilano ausente y la dispersión de las semillas es por gravedad.2

Distribución y hábitat

En España se cría en toda la mitad septentrional de la península, y más puntualmente en las provincias de Valencia, Murcia y Granada (Sierra Nevada).3 Como esta planta ha sido muy cultivada antaño, se pueden encontrar espontáneamente grandes superficies con ejemplares de esta especie.

Se puede encontrar en casi toda Europa y el Magreb occidental, ya que originalmente se distribuyó desde Europa Occidental hasta Asia Central.4 Y en la actualidad es posible encontrarla en casi todo el mundo debido a la poca dificultad de su cultivo.

Composición

La planta contiene del 0,2 al 0,5 por ciento de una esencia de color verdoso o azulado (dependiendo de sus características) y con un fuerte sabor amargo, y el principal componente es la tuyona, soluble en alcohol, pero no en agua. La planta tiene otro compuesto denominado la absintina, una sustancia amorfa de color amarillo, poco soluble en alcohol pero sí en agua.

Usos y cultivo

El ajenjo crece sin dificultad en suelos pobres y arenosos así como en lugares secos y soleados. Crece espontáneamente en campos sin cultivar, en lomas áridas, y rocosas. Crece muy bien en suelos fértiles, no muy pesados. Prefiere suelo rico en nitrógeno. Se propaga por gajos entre marzo a octubre en climas templados) o por semillas en camas de siembra. Está naturalizada en varias áreas alejadas de su rango nativo, incluyendo mucho de EE. UU..

Las semillas de esta planta son muy pequeñas por lo que se deben ubicar en lugares donde no sean levantadas por el viento o arrastradas por la lluvia. Por esta razón se cubren mínimamente con un poco de tierra. Este tipo de planta se puede reproducir mediante esqueje de las raíces. Para el cuidado de su cultivo la planta se debe fertilizar en pequeñas cantidades al menos una vez al año.

Usos terapéuticos

Se utiliza como planta medicinal, y la propiedad más importante es la aperitiva.5 Se utiliza como tónico estomacal (contraresta la indigestión y el dolor gástrico), vermífugo y antiséptico. El aceite de ajenjo puro es muy venenoso. Afecta el sistema nervioso.

Hojas y pimpollos se cosechan al principio de su fructificación, necesitando un secado natural o artificial. Sus sustancias activas incluyen silica, dos elementos amargos (absintina y anabsintina) a las que debe sus propiedades digestivas; aceite esencial rico en tuyona de acción vermífuga y emenagoga, pero tóxica en dosis altas; sales minerales (nitrato potásico), tanino y resina, ácido málico, y ácido succínico.
Aplicado correctamente, el ajenjo tiene unas interesantes propiedades medicinales, como:

Tónico gástrico: como todas las plantas amargas desarrolla un efecto tónico sobre el estómago, aumentando el apetito y estimulando la secreción de jugos gástricos. Conviene pues a los inapetentes y a los dispépticos (que padecen de digestiones pesadas). No así a los ulcerosos y a los de temperamento sanguíneo, pues el aumento de secreción de jugos gástricos les resulta perjudicial. Como bien indica Pius Font i Quer, «el ajenjo no debe tomarse sin necesidad».

Colerético: por el hecho de aumentar la secreción biliar, ejerce sobre el hígado una acción favorable, descongestiva y de estímulo de sus funciones. Resulta apropiado en los casos de insuficiencia hepática, y en la fase de convalecencia de las hepatitis víricas.

Vermífugo potente: es un gran vermífugo, pero su sabor desagradable puede hacer que los niños lo rechacen. En tal caso, es mejor utilizar otros vermífugos (tipos de plantas o fármacos antihelmínticos usados en el tratamiento de las helmintiasis, es decir las infestaciones por vermes, helmintos o lombrices).

Emenagogo potente: actúa sobre el útero (matriz) provocando la menstruación; pero además, normaliza los ciclos. Se recomienda, pues, para las jóvenes pálidas y debilitadas, que usualmente padecen de reglas irregulares y dolorosas. Avicena, el renombrado médico persa del siglo XI, lo prescribía «para calmar a las mujeres agrias y biliosas».

En medicina, la hierba se usa para hacer un té para ayudar a la mujer embarazada durante el trabajo de parto. Además se hace un vino por maceración. Como polvo se hace una tintura. El aceite de la planta puede usarse como estimulante cardíaco para mejorar la circulación sanguínea. El aceite puro de Artemisia es muy venenoso, pero a una dosificación justa, y no excesiva, no ofrece riesgos.

 

Coirones

Festuca gracillima

 coironescoirón dulce
Festuca gracillima coirón dulce
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Apogonia
Subclase: Commelinidae
Orden: Poales
Familia: Poaceae
Subfamilia: Pooideae
Tribu: Poeae
Subtribu: Loliinae
Género: Festuca
Especie: Festuca gracillima
Hook.f.

El coirón dulce, coirón fueguino (Festuca gracillima Rothm.) es una especie cespitosa, de la Familia de las gramíneas (Poaceae).

Índice

Descripción

Es perenne y forma matas grandes, verdes y brillantes de 3 a 8 dm de altura; con macollos intravaginales. Lígula con membrana eciliata; 0,5–1 mm de long.; truncada. hojas rectas; filiforme; conduplicada; 1–4 dm de long.; 0,5–0,7 mm de ancho. Superficie foliar puberulosa; pilosa adaxialmente. Apex agudo; pungente. Inflorescencia de panícula abierta; lanceolada; equilateral, o nodosa; de 6–12 cm de long. Ramas primarias paniculares 1 -nate. Eje de la panícula escabroso. Anteras 3; 3–5 mm de long. Ovario pubescente en el apex. Cariopses con pericarpio adherente. Hilum linear; 0,75 veces de longitud del cariopse.

Distribución y hábitat

Es originaria del sur de Sudamérica. Es bien característica de la isla de Tierra del Fuego y del sur de la provincia de Santa Cruz y las Islas Malvinas, formando parte dominante de la estepa de coirón (una formación de tussok). En lomas, faldeos y pequeñas planicies forman matas muy grandes, sumamente apetecidas por los animales; es de las forrajeras nativas más importantes de la zona.

 

Jarillas

Pertenecen a la familia de las Zigofiláceas, donde también se encuentran el retamo (Bulnesia retama), guacle (Bulnesia bonariensis), rodajilla o mancapotrillo (Plectrocarpa tetracantha), palo santo (Bulnesia sarmientoi), cucharero (Porliera microphylla), entre otras conocidas. Las jarillas crecen en la Provincia Fitogeográfica del Monte, entre los 500 y 2.000 m.s.m. y el Origen del nombre fue dedicado a Don Juan Antonio Hernández de Larrea, un clérigo español, amigo de la ciencia, que fue deán del cabildo de Zaragoza y obispo de Valladolid.

Son arbustos leñosos xerófilos y resinosos con hojas opuestas, bifolioladas o multifolioladas, coriáceas; flores amarillas solitarias en las axilas foliares, de 5 pétalos y 10-estaminadas; los frutos pilosos tienen lugar en febrero y se forman por cinco mericarpios uniseminados que a la madurez se separan. Las hormigas al llevarlos a sus nidos favorecen su posterior diseminación (mirmecocoria) y germinación.

Habitan campos de pastoreo, suelos secos, arenosos, pedregosos o fluviales. Son especies antrópicas, es decir que cuando se observa un terreno donde las jarillas dominan el paisaje, indican que el área fue desde antiguo sometida a intenso pastoreo o bien sufrió incendios periódicos. Su presencia dominante significa que el ambiente retrocedió a una etapa disclimáxica, anterior al clímax o equilibrio natural con el medio ambiente que antes existía.

La jarilla es una planta pionera y resistente a las condiciones extremas y merced a tener sus raíces una relación simbiótica con micorrizas (hongos) que intercambian unidireccionalmente desde el suelo agua y nutrientes hacia el interior de la planta, a cambio ésta le da azúcares. Con el correr de los años el jarillal va a favorecer con el aporte de materia orgánica y mejora del suelo, un microclima para el arraigamiento de otras especies forrajeras, leñosas y herbáceas que son útiles para sostener la cría del ganado.

Son especies orófilas por habitar quebradas, bolsones y valles de montañas colonizando los cauces secos de ríos aluvionales principalmente la conocida jarilla hembra (Larrea divaricata), o bien en las proximidades de vertientes la jarilla de la montaña, crespa, pispa o pispita (Larrea nítida) y la jarilla del campo, brújula o macho (Larrea cuneifolia) poblando suelos pedregosos, arcillosos y secos. A esta última se la llama también “la orientadora” porque en los días nublados orienta a los extraviados indicando la disposición de ramas y verticalidad de sus hojas una orientación Sur a Norte. La característica principal es que todas las hojas poseen una resina cobertora que impide la pérdida de agua y que, al ser tóxica, evitan ser comidas por animales herbívoros. Esto ha provocado la casi extinción de las jarillas, ya que arden aún en verde y por ello el principal uso es el de combustible para hornos de pan. Con sus ramas foliadas se confeccionan escobas para limpiar los hornos de barro.

Esta explotación ha dado origen a un oficio, el del conocido jarillero, persona que reúne su leña en haces en el campo y la lleva hasta los pueblos y ciudades vendiéndola al menudeo. Esta labor ha sido cantada por Hilario Cuadros en una tonada que se titula, exactamente “El Jarillero”, preservando para la historia una costumbre típica que tiende aceleradamente a desaparecer.

La madera es firme y tenaz y se usa para cabezas de recado, cercados, etc.
En otros aspectos las jarillas presentan similar contenido nutricional y proteico que el de la alfalfa, para lo cual previamente debe ser desresinada para mejorar su palatabilidad y digestibilidad como forraje animal.

L. divaricata como forrajera y, extraída su resina previamente con solventes, presenta un valor nutritivo en hojas 1:3,3-1:3,4; similar al de alfalfa (1:3,8). Tallos foliáceos sin florecer dan una relación nutritiva de 1:5,77-1:5,95.

Hojas y tallos verdes contienen ácido nordihidroguaiarético (ANDG), el que aumenta en ejemplares vigorosos y creciendo en las mejores condiciones (mayores altimetrías), ocurriendo lo opuesto con las cantidades de proteínas totales y de resinas. La cantidad de ANDG es de un 10% del peso seco de la planta y siempre es mayor durante el invierno y disminuye al tiempo de cosechado el forraje.

Esta sustancia es un importante y potente ácido conocido como nordihidroguayarético (NDGA) que en muy pequeña concentración y agregada en alimentos ricos en grasas o aceites comestibles, se comporta como satisfactorio antioxidante y evita el sabor rancio a la vez que prolonga su periodo de comercialización. Dado que el ácido nordihidroguayarético es un agente nefrotóxico y hepatotóxico que puede causar quistes en chicos, es importante dirigir los esfuerzos hacia el uso potencial de extractos de L. divaricata con bajas cantidades de ácido nordihidroguayarético como antioxidantes en alimentos.

Un dato muy curioso es que, en cenizas de jarillas se detecta la presencia de uranio.
Los camperos usan la jarilla para curar ciertos trastornos tendinosos en la caña de caballos y mulares sobre los cuales envuelven tiras de trapos para verter una decocción caliente de jarilla hasta empaparlos y haciendo posteriormente caminar al animal.

Las tres especies mencionadas son fácilmente diferenciables por la forma de sus hojas, por ejemplo L. cuneifolia tiene hojas bifolioladas con folíolos soldados entre sí en casi toda su longitud, mientras que L. divaricata presenta folíolos unidos en la base, divergentes. L. nítida tiene hojas multifolioladas, imparipinadas, con 5 a 8 pares de folíolos. Aunque existen formas intermedias para las cuales se ha postulado el carácter de híbrido sin que esto haya sido demostrado experimentalmente.

Retamo

retamo

Es un árbol de hasta 6 m de altura, en zonas húmedas o con aporte extra de agua, o bien arbusto, con tronco ramificado desde el suelo, en zonas intermedias. Y, adopta la forma de mata, a veces de poca altura, en zona árida y/o ventosa. Pero siempre aparece la formación de cera sobre la superficie de las partes jóvenes.

Tronco grueso, corto, verde ceniciento, ramificado desde la base; ramas gruesas cilíndricas, poco ramificadas, lisas y quebradizas, cuando jóvenes con pubescencia adpresa, luego glabrescentes y así cubiertas de una capa blanquecina que se pulveriza al tocarla.

Hojas compuestas, paripinadas, pequeñas, de 2-4 yugas de hasta 3 x 5 mm oblongas, mucronuladas, pubescentes; estas hojas sólo se

encuentran en las ramas muy jóvenes ya que tienen poca permanencia en la planta. 2-estípulas, de hasta 2 mm, ovoideas, agudas. Flores hermofroditas, amarillas en dicasios bifloros. Fruto cápsula 5-alada de 3 x 2,5 cm; semilla oblongoreniforme de 9 x 3 mm

Follaje caduco con foliación poco persistente, pierden las hojas al comienzo de la floración. La planta se activa al disponer de humedad. Los tallos y las ramas son fotosintetizantes. El ciclo de fijación de carbono es Carbono 3

En el 2005 en una sesión ordinaria los diputados sanjuaninos aprobaron por unanimidad un proyecto de ley presentado, en el que se declara a la flor del retamo (bulnesia retama) “flor provincial”, es decir, ícono representante de San Juan.

Usos

Ha sufrido una intensa sobreeplotación, principalmente para viñedos, postes, leña y cera.

Su madera es de marrón, negra, y verde (varía en color de verde oliva suave a chocolate), con nudos. El ritidoma (corteza) es mayormente fino y amarillento leve. La densidad de esta madera es entre 0,92 a 1,1 g/cm³.

Se emplea para grabados y cuando se necesita una madera durable. De su madera se extrae un tipo de aceite: aceite de guaiac (o guayacol) para ingrediente de perfumes. Su resina puede obtenerse con solventes orgánicos, empleada para hacer barniz y pinturas oscuras.

Es apreciado por sus propiedades protectoras de la piel humana con su esencia. Da un buen carbón y vigas de alta calidad. Igniciona fácilmente, y produce un humo fragante. Los nativos de la región del Chaco emplean la corteza para tratar problemas de estómago.

Cera vegetal

De buena calidad, cuyo proceso de obtención consiste en extraer, mediante poda, las ramas portadoras de la cera.

Un retamo grande de 5 m de altura da 300 kg de ramas verdes (o 200 kg de ramas secas), pudiendo presentar una densidad promedio de 30 individuos/ha; con una producción de unos 6 t de ramas secas/ha

La poda se realiza aproximadamente cada 7 años en las áreas más favorables, por lo que la productividad es de unos 30 kg de ramas secas por individuo/año, con una producción de 1 t de ramas secas/ha/año.

El rendimiento de cera pura oscila según el procedimiento empleado, entre un 2% a un 5%/t de ramaje seco. La productividad máxima por planta es de unos 500 g por planta/año y por lo tanto alrededor de 15 kg/ha/año. Estos valores disminuyen hacia los sitios de menores aportes hídricos, llegando a valores de 3 a 5 kg de cera pura/ha/año. [1]

Ecología

Es la especie más austral del Gro., típicamente argentina y se la considera evolutivamente convergente con Cercidium microphyllum en Norteamérica

Bulnesia Retama
Estado de conservación
eretamo
Vulnerable (UICN)
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Fanerógama Magnoliophyta
Clase: Dicotiledónea Magnoliopsida
Orden: Zygophyllales
Familia: Zygophyllaceae
Subfamilia: Larreoideae
Género: Bulnesia
Especie: B. sarmientoi
Nombre binomial
Bulnesia retama
(Gillies ex Hook. & Arn.) Griseb. 1874
Sinonimia

 

Arbusto de Pájaro Bobo
Nombre científico:Tessaria absinthioides  DC. bobo
Nombre vulgar: Pájaro Bobo
Familia: Asteraceae 
Origen del nombre:
Hábito: Sufrútice, densamente cano-tomentosos, aromático, con raíces gemíferas, talllos erectos, 1 – 1,50 m de alto; hojas ablanceoladas, agudas o semi-obtusas en el ápice, largamente atenuadas en la base, aserradas en el margen, 50 – 80 mm de longitud por 5 – 12 mm de anchura; capítulos numerosos, densamente corimbosos; involucro acampanado, de 7 – 8 mm de altura, por 4 – 5 mm de diámetro; brácteas exteriores ovadas, interiores lineales, glabras. Flores femeninas numerosas, las masculinas 6 – 14 con corolas tubulosas profundamente pentalobadas: aquenios glabros; vilano blanco.
Distribución: Bolivia, Chile, Uruguay, Argentina. En Mendoza, en suelos húmedos y arenosos y a orillas de acequias y canales de riego.
Floración y fructificación:
Usos populares:
Usos medicinales: Fumigatorio, balsámico, antihemorroidal.

 

Cortaderas

Paja cortadera

cortaderas

 

Cortadeira selloana

Familia Poáceas

Orden: Ciperales

Es una magnífica gramínea que habita en los suelos arenosos y húmedos del sur del Brasil  y de Argentina. Se cultiva en jardinería en todo el mundo por sus decorativas inflorescencias, que toma diversas coloraciones  según las distintas variedades existentes. Se encuentra también como subespontánea.

Es una plata cespitosa y perenne cuyos tallos pueden alcanzar más de 3 m de longitud, rígidas, con los márgenes serrados y muy cortantes. Las espiguillas se  agrupan en panículas grandes y relativamente densas de color plateado o  violáceo, están comprimidas lateralmente y contienen entre 2 y 6 flores.

Recopilación: Gimena Fernanda  Bettiga

Retama

Es un árbol de hasta 6 m de altura, en zonas húmedas o con aporte extra de agua, o bien arbusto, con tronco ramificado desde el suelo, en zonas intermedias. Y, adopta la forma de mata, a veces de poca altura, en zona árida y/o ventosa. Pero siempre aparece la formación de cera sobre la superficie de las partes jóvenes.

Tronco grueso, corto, verde ceniciento, ramificado desde la base; ramas gruesas cilíndricas, poco ramificadas, lisas y quebradizas, cuando jóvenes con pubescencia adpresa, luego glabrescentes y así cubiertas de una capa blanquecina que se pulveriza al tocarla.

Hojas compuestas, paripinadas, pequeñas, de 2-4 yugas de hasta 3 x 5 mm oblongas, mucronuladas, pubescentes; estas hojas sólo se encuentran en las ramas muy jóvenes ya que tienen poca permanencia en la planta. 2-estípulas, de hasta 2 mm, ovoideas, agudas. Flores hermofroditas, amarillas en dicasios bifloros. Fruto cápsula 5-alada de 3 x 2,5 cm; semilla oblongoreniforme de 9 x 3 mm

Follaje caduco con foliación poco persistente, pierden las hojas al comienzo de la floración. La planta se activa al disponer de humedad. Los tallos y las ramas son fotosintetizantes. El ciclo de fijación de carbono es Carbono 3

 

Usos

Ha sufrido una intensa sobreeplotación, principalmente para viñedos, postes, leña y cera.

Su madera es de marrón, negra, y verde (varía en color de verde oliva suave a chocolate), con nudos. El ritidoma (corteza) es mayormente fino y amarillento leve. La densidad de esta madera es entre 0,92 a 1,1 g/cm³.

Se emplea para grabados y cuando se necesita una madera durable. De su madera se extrae un tipo de aceite: aceite de guaiac (o guayacol) para ingrediente de perfumes. Su resina puede obtenerse con solventes orgánicos, empleada para hacer barniz y pinturas oscuras.

Es apreciado por sus propiedades protectoras de la piel humana con su esencia. Da un buen carbón y vigas de alta calidad. Igniciona fácilmente, y produce un humo fragante. Los nativos de la región del Chaco emplean la corteza para tratar problemas de estómago.

Cera vegetal

De buena calidad, cuyo proceso de obtención consiste en extraer, mediante poda, las ramas portadoras de la cera.

Un retamo grande de 5 m de altura da 300 kg de ramas verdes (o 200 kg de ramas secas), pudiendo presentar una densidad promedio de 30 individuos/ha; con una producción de unos 6 t de ramas secas/ha

La poda se realiza aproximadamente cada 7 años en las áreas más favorables, por lo que la productividad es de unos 30 kg de ramas secas por individuo/año, con una producción de 1 t de ramas secas/ha/año.

El rendimiento de cera pura oscila según el procedimiento empleado, entre un 2% a un 5%/t de ramaje seco. La productividad máxima por planta es de unos 500 g por planta/año y por lo tanto alrededor de 15 kg/ha/año. Estos valores disminuyen hacia los sitios de menores aportes hídricos, llegando a valores de 3 a 5 kg de cera pura/ha/año. [1]

 

 

Yareta

Yareta, planta “alien” en los Andes

yareta

En medio de la desolación de la puna unas curiosas formas de color verde esmeralda llaman la atención del viajero; son las yaretas, plantas casi milagrosas que han sabido colonizar ambientes donde otro vegetal moriría.

Perteneciente a la familia de las Umbelíferas, la yareta (Azorella yareta) es una especie adaptada de manera asombrosa para la vida en condiciones en las que cualquier otro vegetal perecería. Su hábitat son las frías punas alto andinas del sur del Perú, por lo general sobre los 3 800 m.s.n.m., allí donde el viento golpea sin cesar y donde el frío quiebra hasta el granito. La yareta crece sobre las rocas, y de allí su singular forma achaparrada y globosa que sigue al contorno del lugar donde Inició su crecimiento. Ello responde a la necesidad de resistir al poderoso viento de las alturas, que arrancaría de raíz los brotes tiernos de cualquier planta. Vivir tan cerca del cielo supone; por ello, la yareta ha recubierto sus pequeñísimas hojas de una sustancia similar a la cera, con lo que evita la pérdida de humedad por evaporación.

FAUNA - LISTADO DE ESPECIES

Aguilucho alas largas

Buteo albicaudatus

White-tailed Hawk

aguilucho1
DESCRIPCIÓN. Hembra: 58 cm. Macho: 53 cm. Capuchón, dorso y alas negruzcas, salvo los hombros que son rojizos; pueden llegar a tener garganta y frente blancas; pecho blanco o con un leve barrado; flancos y muslos barrados de canela; cola clara con una franja negra casi al final. Juvenil: pardo, con ceja y muslos ocres; pecho jaspeado de oscuro. Uno de los principales signos para diferenciar a esta especie consiste en que las alas sobrepasan a la cola cuando está posado.

COMPORTAMIENTO. Planea alto. Se posa en árboles y postes telefónicos, de alambrados y torres de tendidos eléctricos; generalmente solitario aunque se lo puede ver en pareja.

HÁBITAT. Frecuenta áreas abiertas con árboles dispersos, como también montes y arboledas.

ALIMENTACIÓN. Consiste en pequeños mamíferos, aves, reptiles e insectos. Los atrapa realizando caídas abruptas verticales hacia el suelo o hacia la vegetación. Toma a sus presas con las garras para luego llevarlas a algún sitio más tranquilo y seguro.

NIDO. Construye una plataforma de ramas y palitos, recubre su interior con pastos y material más suave; lo ubica sobre los árboles a una altura media y deposita 2 huevos blancos con pintas pardas. Los pichones son alimentados por los padres en el nido hasta que pueden comenzar con sus vuelos y cacerías.

SITUACIÓN. Escaso. A veces es perseguido por la gente de campo. Sin graves problemas en sus poblaciones.

DISTRIBUCIÓN. Desde América del Norte hasta el centro-este de Argentina.

Ficha Tecnica

Orden: Falconiformes
Familia: ACCIPITRIDAE
Nombre Común: AGUILUCHO ALAS LARGAS
Nombre Cientifico: Buteo albicaudatus
English Name: White-tailed Hawk
No amenazada

 

Caminera Picuda

Geositta tenuirostris

 camineraMinero picudo
Ejemplar en Chiguata, Perú.
Estado de conservación
ecaminera
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Furnariidae
Género: Geositta
Especie: G. tenuirostris
(Lafrenaye, 1836)

El minero picudo (Geositta tenuirostris),2 también denominado caminera de pico largo, caminera picuda y minero de pico delgado,3 es una especie de ave paseriforme de la familia Furnariidae que vive en Sudamérica.

Distribución y hábitat

Se encuentra en Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú. Sus hábitats naturales son las praderas y herbazales de montaña.

 

Chinchillón Común

Lagidium viscacia

 chinchillonvizcacha de la sierra
Estado de conservación
echinchillon
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Familia: Chinchillidae
Género: Lagidium
Especie: L. viscacia
Molina, 1782

La vizcacha de la sierra, vizcacha montanera, o chinchillón (Lagidium viscacia) es una especie de roedor histricomorfo de la familia Chinchillidae. Está emparentado con la vizcacha de las pampas (Lagostomus maximus) y las chinchillas. Se encuentra en el extremo sur del Perú, en la región central de Bolivia, a lo largo de casi todo Chile y en la región occidental de la Argentina.

Índice

Sistemática

El nombre vulgar chinchillón (algo así como: «chinchilla gigante») es el más adecuado, biológicamente hablando, pues esta especie está más emparentada con las chinchillas, (comparte con ellas la subfamilia Chinchillinae) que con la vizcacha de las pampas, perteneciente a otra subfamilia (Lagostominae).

Características

Al igual que el resto de vizcachas, tienen un pelaje grueso y suave, excepto en la cola donde es dura. Su parte superior son amarillas o grises, y la punta de la cola negra. En general las vizcachas se asemejan a los conejos. Tiene orejas largas cubiertas de pelo, bordeadas con un flequillo de pelaje blanco. Todas las patas tienen 4 dedos.

Historia natural

Las vizcachas montañeras viven en regiones rocosas agrestes con escasa vegetación. Tienen un periodo de gestación de 120 a 135 días.

Coludito Canela
Leptasthenura fuliginiceps
Las Aves
Aves del Vuelo
Pájaros

Horneros y otros
Trepatroncos
Hormigueros
Chululús
Toco Tocos
Churrines
Pitirres
Cotingas
Bailarines
Picoagudo
Cortaplantas
Asitis
Pitas

El Coludito Canela es natural de Améerica del Sur. Su distribución se extiende desde la región Andina en Bolivia hasta las Sierras de Córdoba en Argentina. Es común en ciertas partes.Habita en lugares de vegetación secundaria. Se le documenta desde los 1500 hasta los 4200 metros de elevación.De longitus mide de 16 a 16.5 cm.Al Coludito Canela en inglés se le conoce por Brown-capped Tit-Spinetail.

 

 

Cuis Chico

cuis

Características:

Otros nombres: conejo del cerco, cuis amarillento, cuis austral.
El cuis chico lo podemos encontrar en casi todas las regiones de Argentina, salvo en las zonas húmedas del este.  Los machos adultos pesan entre 200 y 330 gramos y miden entre 170 y 250 mm. Tienen pelaje corto de color gris amarillento, con abdomen pálido, y grandes ojos rodeados por un anillo de pelo blancuzco, orejas redondeadas y una cola desnuda muy corta. La especie habita en llanuras desérticas o semidesérticas y en valles. Si se incluye el rango de las tres subespecies, el hábitat se extiende desde la provincia de Jujuy hasta la de Santa Cruz, en Argentina, Uruguay con poblaciones en Chile, Paraguay y algunas en Bolivia. Las hembras usualmente entran en celo a los 40 o 50 días de edad, pero todavía no son aptas para concebir. El ciclo del estro puede durar 15 días. El período de gestación es de 55 días. Las camadas pueden ser de entre 2 a 5 crías en promedio. Los individuos colaboran en la comunidad; en el caso de hembras, se ha observado la crianza común de cachorros, y en tiempo frío se acurrucan juntos para conservar el calor. El sistema de madrigueras es sustentado por una extrema fidelidad individual; en caso de persecución, el cuis cava en distintos lugares para ocultarse sin ingresar a la madriguera común. Es diurno y vive en comunidades familiares. Utiliza como refugio depresiones o cuevas de otros animales bajo arbustos espinosos, pero también construye sus propias galerías con varias bocas que se comunican entre sí.Se alimenta de hojas, flores, brotes y frutos. El hurón es uno de sus principales depredadores. Varias comunidades del país consumen su carne.

Microcavia australis

 Cuis
Cuis chico
Estado de conservación
ecuis
Preocupación menor (UICN)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Rodentia
Familia: Caviidae
Género: Microcavia
Especie: Microcavia australis
Subespecies
Véase el texto

El cuis (Microcavia australis), también conocido como cuy, cuye o apereá, es una especie de roedor de la familia Caviidae que habita extensas áreas de la Argentina, y Chile. El nombre cuy también se aplica a otros roedores de la misma familia, especialmente a Cavia porcellus, de más amplia distribución geográfica.

Índice

Etimología

El nombre del género, Microcavia, alude a la similitud morfológica de estos animales con los representantes del género Cavia, pero de tamaño menor (“micro”). El epíteto australis significa “del sur” , por el hábitat de la especie.

Los cuises popularmente suelen ser confundidos con las apereás ya que, de hecho, los hablantes de idioma runa simi (quechua) llamaban kuis a todos estos roedores e, inversamente, los hablantes de avá ñe’é (guaraní ) también hacían lo mismo.

Características

Los machos adultos pesan entre 200 y 330 gramos y miden entre 170 y 245mm. Tienen pelaje corto de color gris amarillento, con abdomen pálido, y grandes ojos rodeados por un anillo de color blanco,pelo blancuzco, orejas redondeadas y una cola desnuda muy corta.

Hábitat y distribución

La especie habita en llanuras desérticas o semidesérticas y en valles. Si se incluye el rango de las tres subespecies, el hábitat se extiende desde la provincia de Jujuy hasta la de Santa Cruz, en Argentina, Chile, y tal vez algunas localidades del sur de Bolivia.

Reproducción

Las hembras usualmente entran en celo a los 40 o 50 días de edad, pero todavía no son aptas para concebir. El ciclo del estro puede durar 15 días. El período de gestación es de 55 días. Las camadas pueden ser de entre 2 a 5 crías en promedio.

Alimentación

Se alimentan con hojas, retoños, frutas y flores. Pueden trepar árboles hasta 4 m de altura, para comer las hojas y brotes. Se ha observado que en épocas de extrema sequía, pueden llegar a comer la corteza de árboles y arbustos como el chañar y la jarilla, afectando la supervivencia de estas especies vegetales.

Comportamiento

La actividad del animal es principalmente diurna, y de noche se refugia en cuevas bajo matorrales, que cava en suelos blandos.

Las relaciones entre machos adultos son de fuerte competencia y agresividad, por lo que las colonias presentan parámetros de conducta jerárquicos, con grupos estructurados alrededor de un macho dominante en los que la agresión produce la continua dispersión de las poblaciones.

Los individuos colaboran en la comunidad; en el caso de hembras, se ha observado la crianza común de cachorros, y en tiempo frío se acurrucan juntos para conservar el calor.

El sistema de madrigueras es sustentado por una extrema fidelidad individual; en caso de persecución, el cuis cava en distintos lugares para ocultarse sin ingresar a la madriguera común.

Subespecies

Cuis moro (Galea musteloides)

Nombre vulgar: Cuis moro
Nombre científico: Galea musteloides

Orden: Rodentia

Familia: Caviidae
En el mundo: América
Región: Argentina; Bolivia; Chile; Paraguay; Perú

Hábitat: zonas secas, bordes de arroyos, laderas de cerros con matorrales y pajonales desde 3500 a 5000m snm.

Comportamiento: cubren un área de 4275m2

Predadores:
Puma
(Puma concolor)
Águila coronada (Harpyhaliaetus coronatus)

Ñacurutú (Bubo virginianus)  

Lechuza de campanario (Tyto alba)  

 

Ver área geográfica:

http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=8824

Didelphis Albiventris
 comadrejaComadreja overa
Estado de conservación
ecomadreja
Preocupación menor (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Marsupialia
Superorden: Ameridelphia
Orden: Didelphimorphia
Familia: Didelphidae
Subfamilia: Didelphinae
Género: Didelphis
Distribución
 comadrejadist
Sinonimia
Didelphis paraguayensis
Didelphis azarae
Didelphis bonariensis
Didelphis dennleri
Didelphis antigua
Didelphis brasiliensis

Didelphis albiventris, llamada comúnmente comadreja overa, comadreja mora, faro, muca, jarachupa, chucha o mbicuré —entre muchos otros nombres—, es una especie de marsupial didelfimorfo de la familia Didelphidae (zarigüeyas) ampliamente distribuida a lo largo del subcontinente de Sudamérica.

Es una de las descendientes de una muy antigua familia de marsupiales sudamericanos; la especie ha sobrevivido a numerosos cambios ocurridos en el subcontinente a lo largo de millones de años, sin variar mucho evolutivamente, por lo que podría ser considerada como un fósil viviente.

Se extiende a lo largo de Sudamérica desde el noreste del Brasil hasta la provincia patagónica de Río Negro en el centro-sur de la Argentina.1 2 Fruto de esta amplia distribución es la enorme cantidad de nombres con los que este animal ha sido denominado por el hombre, desde los tiempos de los pueblos nativos americanos.

Es su flexibilidad en sus hábitos lo que ha hecho que este marsupial se adaptara a una gran variedad de ambientes, aún cuando el hombre irrumpiese y los transformara, razón por la cual es común verla incursionando en áreas de cultivo y zonas urbanas, de donde obtiene alimento y descanso, pero también sufre el riesgo de volverse víctima del tránsito de vehículos y ser atropellada.

La vida de la comadreja es rápida y corta, la gestación dura 14 días, la madurez sexual llega a los 10 meses, la menopausia llega a los 2 años, y la muerte llega pocos meses después (en cautiverio puede llegar a vivir hasta los 4 años).

Índice

Nombre

El nombre neutral que se le da en el idioma español a estos animales es el de zarigüeya, el cual proviene del tupí “sari´wé”.

En Argentina, Paraguay y Uruguay se la llama comadreja overa, comadreja mora, comadreja picaza, comadreja común o simplemente comadreja. Nótese que este nombre puede prestarse a confusiones, ya que a diferencia de las auténticas comadrejas (que son mamíferos placentarios de la familia de los mustélidos), esta es un marsupial (de la familia de los canguros y koalas de Australia) y como tal, lleva a sus crías dentro de una bolsa que tiene en el vientre.

  • En Bolivia se la llama jarachupa o carachupa.
  • En Brasil también recibe varios nombres a lo largo del país,3 aunque el nombre neutral es gambá (proviene de las lenguas tupí-guaraní, donde significa “tetas huecas”, en referencia a la bolsa del animal provista de ubres, donde sus crías crecen y se alimentan de leche). En la Región Nordeste se la nombra como timbu o cassaco; en la Amazonia y la Región Sur es llamada mucura (proveniente del tupí “muku´ra”); en Bahía recibe nombres como sarigué, sariguê, saruê o sarigueia; en Mato Grosso como micurê o raposa (del español antiguo “rabosa rabo”); y en el Estado de Paraná como taibu, saurê, tacaca o ticaca (estas dos últimas del tupí “mba´é taka” que significa “cosa ruidosa”).
  • En Argentina los mapuches la llamaban cuya, y los mocovíes la llamaban alolec.
  • En Paraguay también es conocida como mbicuré o mbicuré-eté, que significan “oloroso” y “el verdadero oloroso” respectivamente.
  • En Estados Unidos como white-eared opossum.

Anatomía

Comadreja bebé. Nótese el gran tamaño de su cabeza en proporción al resto de su cuerpo.

Ejemplar adulto, se pueden apreciar sus robustas extremidades, con manos con pulgares oponibles.

Esta especie tiene un tamaño mediano, el de un gato doméstico. Presenta cierto dimorfismo sexual, los machos suelen medir entre 45 y 70 cm de longitud, mientras que las hembras suelen medir entre 41 y 60 cm de longitud, la cola mide entre 40 y 65 cm. El peso en los adultos varía entre los 500 g y los 2 kg. La apariencia general recuerda a ratas, cerdos y zorros entre otros animales.

La cabeza es chata y se extiende hacia adelante con un hocico largo y puntiagudo similar al de un zorro, y de él se despliegan vibrisas y largos bigotes, sensibles al tacto. En la punta se encuentra una nariz desnuda que junto al hocico y ciertas posturas del animal, recuerda a los cerdos. Sus orejas son redondas y grandes, una de las causas por las cuales se la confunde con ratas y otros roedores, a pesar de ser un marsupial. Los ojos son pequeños y oscuros, adaptados más a la visión nocturna que a la diurna. La cabeza y las orejas son de color blanco (estas últimas pueden tener una base color negro),4 y la nariz rosa. Un “antifaz” de color negro cubre sus ojos, lo cual le da a la comadreja overa un aspecto agresivo. Sobre su cabeza, y extendiéndose vérticalmente de entre el medio de sus ojos hasta la nuca, muestra una tercera franja de color negro.

El cuerpo de la comadreja mora está cubierto de una capa superior de pelo que es más largo e irregular, y bajo esta una capa inferior que es más corta y densa. El color del pelaje varía considerablemente debido a la amplia distribución de la especie; las que se encuentran en las zonas tropicales y cálidas tienen un color más rojizo o pardo; mientras que las que se encuentran más al sur tienen un color gris o negro, y un pelaje más espeso y frondoso, perfectamente adaptado para los duros inviernos de Argentina y Uruguay. Las partes ventrales e inferiores de su cuerpo son de color claro (blanco, crema o gris claro).

Las extremidades son robustas y de color negro o rojizo, y presentan la particularidad de que las 4 tienen manos desnudas con 5 dedos, con pulgar oponible incluido. Esto da lugar a que la comadreja overa sea uno de los pocos animales fuera de la familia de los primates que poseen manos con pulgares oponibles. La anatomía de las extremidades, sumadas a las manos, hacen que la comadreja overa esté bien adaptada a la vida arborícola permitiéndole trepar árboles con facilidad, afirmando la comparación con los primates en un caso de convergencia evolutiva. Las manos son rosadas con dedos con pequeñas uñas, las cuales crecen desde muy pequeña edad ya que cuando son crías les permiten mantenerse aferradas a su madre.

La cola es larga y desnuda, otra de las causas por las que se la confunde con los roedores. Igualmente, es una cola prensil adaptada a una vida arborícola, permitiéndole mantener su equilibrio cuando camina sobre troncos, aferrarse a ramas, o agarrar pequeños objetos; lo cual daría lugar a comparaciones más con los primates que con los roedores. La base de la cola es de pelaje espeso y con el mismo color que el del cuerpo, va teniendo progresivamente menos pelo y espesor hasta llegar más o menos a la mitad, donde se vuelve desnuda y cubierta por un elemento duro similar a las escamas. De allí en más es de color rosado (también puede ser blanco o gris). La punta de la cola suele llevarla curva.

Su dentición es típicamente poliprotodonte, un grupo de marsupiales sudamericanos muy antiguos que datan desde el Mioceno. Por tanto tienen en total 50 dientes, dispuestos en la siguiente fórmula: 5/4 (incisivos), 1/1 (caninos), 3/3 (premolares), 4/4 (molares).5 Los caninos son largos, adaptados para el consumo de carne, mientras que los molares (de forma tricúspide) están preparados para triturar frutas y materia vegetal. Al ser miembro de los marsupiales, la comadreja mora tiene otro formato craneano y eso le permite abrir sus mandíbulas hasta cerca de 70°.

Ya desde que es un embrión la forma de su cabeza y de sus extremidades están en un desarrollo muy avanzado a comparación de otros mamíferos, esto se debe a que necesita arrastrarse hasta las ubres de la madre, y para ello debe tener formas anatómicas capaces.

Las hembras tienen una bolsa en el vientre con ubres dentro de ella, el marsupio, allí sus crías luego de nacidas continúan su desarrollo, hasta ser suficientemente capaces para treparse al lomo de la madre.

Además otra herencia de los marsupiales es que las hembras tienen 3 vaginas, la del medio es por donde nacen los bebés y donde finaliza el aparato urinario y digestivo,5 mientras que las otras 2 laterales son las que actúan en la fecundación y llevan a cámaras de útero distintas (aunque todas las crías finalmente nacen por la vagina del medio). Los machos tienen un pene bifurcado, cuyos dos glandes entran en las dos vaginas de la hembra durante el acto sexual, y otra cavidad que al igual que la vagina central de la hembra, finaliza el sistema digestivo y urinario.6

Distribución

Las poblaciones de regiones más cálidas o tropicales tienen un pelaje un tanto más rojizo.

Habita sólo en América del Sur.1 7 Su distribución comprende desde la costa atlántica de la Región Nordeste de Brasil, y hacia el sur verticalmente (sin adentrarse en la Cordillera de los Andes) hasta la latitud 41° en la provincia patagónica de Río Negro en el centro-sur de la Argentina, y todo lo que hay entre ellas, incluyendo: el este de Bolivia, la totalidad de Paraguay, la totalidad de Uruguay, toda la costa atlántica desde la Provincia de Río Negro en Argentina hasta el Estado de Ceará en Brasil, la región pampeana, la región chaqueña, los esteros del Iberá, el pantanal y las caatingas, entre otros ecosistemas.

Hábitat

Este marsupial presenta habilidades para la supervivencia bien desarrolladas las cuales le han permitido sobrevivir a la competencia impuesta por el Gran Intercambio Americano, y adaptarse a los más variados ecosistemas de Sudamérica. Es así que la comadreja mora habita en llanuras, selvas, montes, sabanas, esteros, bosques, lagunas, pantanales, y alturas hasta 4.000 metros.5 En efecto, se trata del marsupial con mayor distribución geográfica en el mundo.

Además es común verla incursionando en áreas de cultivo y zonas urbanas. Es por esto que ha sido cazada y perseguida por el hombre, que teme el ingreso del marsupial en los corrales de gallinas, aunque por el momento la especie no se encuentra amenazada de peligro de extinción.

Para descansar sus lugares preferidos son los árbustos, huecos en los árboles, troncos caídos, nidos de aves, pequeñas “cuevas” entre las rocas, madrigueras de otros mamíferos, y en general espacios cerrados y oscuros como depósitos de basura.

Comportamiento

Si se siente en peligro, abre la boca mostrando los dientes y gruñe. En esta foto, lo hace mientras está refugiada dentro de un árbol.

Al nacer con extremidades bien desarrolladas, ya desde temprana edad adquiere una gran movilidad pudiendo caminar, nadar y trepar.

Es de hábitos solitarios, excepto en la época de reproducción. Mantiene su refugio durante un corto período de tiempo, ya que es un animal nómada y se irá a otro lugar para conseguir más fuentes de alimento.

Prefiere salir de noche, aunque no es raro encontrarla a plena luz del día. Sale de su abrigo o refugio para alimentarse de las más variadas fuentes de alimento ya que es omnívora. Sin embargo también tiene depredadores, y al ser un animal de movimientos poco ágiles y lentos (excepto cuando trepa árboles), tiene pocos recursos de defensa.

Si se encuentra amenazada o con miedo, o si han entrado en su territorio, abre la boca mostrando los dientes y emitiendo un gruñido fuerte similar al ruido de una motosierra. Si el peligro se vuelve más fuerte, al igual que otras zarigüeyas “se hace la muerta” y entra en un estado inconsciente, con la boca abierta, su corazón aminorado y un líquido de olor desagradable emitiéndose de su cuerpo. Puede quedarse horas en este estado, luego del cual recupera la conciencia y escapa a salvo de la amenaza que ya se habría ido varias horas antes. Este recurso lo aprende bien desde temprana edad.

Tiene hábitos sorprendentemente muy higiénicos, se lame repetidas veces las extremidades para limpiarse, y también se lava la cara con ayuda de sus manos.

Puede nadar y ya desde temprana edad las crías son capaces de hacerlo.

Con frecuencia se adentra en las rutas y carreteras, donde es atropellada por vehículos; los ejemplares muertos atraen a otras comadrejas moras que también se adentran en la ruta para comer su carroña, convirtiéndose en un círculo vicioso.

Dieta

La comadreja overa es omnívora y parte de su éxito en la supervivencia se debe a la flexibilidad y oportunismo en su dieta. Se alimenta de carne de aves, pequeños mamíferos, sapos, lagartijas, insectos, cucarachas y gusanos. También consume frutas, entre ellas las bananas, uvas, frutillas, maracuyás, clementinas y manzanas. No es raro que el marsupial se alcoholice ante el consumo de frutos silvestres fermentados. Los huevos también son parte de su dieta, y es una de las razones por las que el hombre persigue a la especie ante el temor de que entre a los corrales. Además es carroñera, y es capaz de comer la carne de otras comadrejas que han muerto atropelladas. Por último, la comadreja overa a menudo incursiona en zonas urbanas, de donde obtiene variadas fuentes de alimento provistas por el hábitat humano como los desechos de comida (tachos de basura) y el alimento para mascotas (comida para gatos).

Depredadores

Los principales depredadores de la comadreja mora son: el hombre, el puma, el yacaré, el águila harpía, el gato montés de Sudamérica, el zorro pampeano, el yaguareté, la piraña, el perro de la selva y el tigrillo, entre otros.

Reproducción

Dos comadrejas bebés trepadas al lomo de la madre.

Este marsupial puede reproducirse 3 veces al año. Comienza su actividad reproductoria en diciembre o enero, abril o mayo, y agosto o septiembre.

Las hembras buscan pareja emitiendo un olor, cuando la consiguen e inician su fecundación, construyen una madriguera (preferentemente en el hueco de un árbol) con hojas secas y ramas.

Cada gestación dura alrededor de 14 días, y, al ser un marsupial, trae alrededor de 4 “embriones” en lugar de crías desarrolladas, midiendo cada uno cerca de 1 cm de longitud. A diferencia de otras especies de “zarigüeya”, esta no da a luz a una gran cantidad de 10 o 15 crías sino solamente 4. Estas deben arrastrarse hasta las ubres de la madre, pegan su boca a ellas y permanecen en esa posición hasta estar suficientemente desarrollados como para salir. Esto ocurre alrededor de 6 semanas después, donde las crías, ya más grandes, se salen de la bolsa amontonadas y trepan hacia el lomo de la madre, de donde se aferran con sus uñas, razón por la cual es común ver a las madres con un montón de crías amontonadas encima de ella. El aferramiento de las crías puede arrancarle pelos a la madre, por lo que puede saberse si una hembra ha tenido crías últimamente.7 Si la cría no se cae del lomo y puede terminar su desarrollo junto a la madre, se irá por su propia cuenta a los 6 meses de edad (es decir, 4 meses después de salir del marsupio), y llegará a la madurez sexual a los 10 meses de edad (si es hembra) o al año (si es macho).

Relación con el hombre

Perseguida por comerse gallinas y huevos en áreas rurales, apareciendo a menudo en áreas suburbanas como se puede ver en esta foto, temida por creerla portadora de enfermedades, su relación con el hombre suele ser conflictiva.

Aunque a menudo se la confunde por su apariencia física con los roedores (de los que no guarda relación cercana pues ellos son placentarios mientras que esta especie es un marsupial) y esta es una de las razones por las que se la teme como potencial proveedora de rabia, la temperatura corporal de la comadreja mora (al igual que la de otros marsupiales) es demasiado baja (alrededor de 32°C) para el cultivo de la enfermedad, efectivamente convirtiéndola en resistente.8 En adición este marsupial presenta un alto nivel de linfocitos en el cuerpo, lo que hace que tenga muy buenas defensas contra los diversos antígenos.5 Además es inmune a la leptospirosis.9 Los ambientalistas recalcan que esta especie es fundamental para el equilibrio ecológico de los ecosistemas, controlando las poblaciones de los animales que son sus presas, y también que es una gran consumidora de ratas, cucarachas y otras plagas causantes de enfermedades, por lo que puede ser utilizada como un aliado natural del hombre en la lucha contra las pestes.

Entre el hombre y la comadreja la relación históricamente ha sido mixta; los pueblos nativos de Sudamérica como los guaraníes, tupís, charrúas y wichís solían consumir la carne de comadreja y aún permanecen recetas culinarias sobre este marsupial en Argentina, Brasil y Paraguay como parte de la cocina tradicional de estos países. El animal era parte de las creencias y leyendas de estos pueblos, una de ellas decía que por las noches el animal salía a beber la sangre de las aves y entraba en embriaguez, y al amanecer volvía a su madriguera con resaca.3 Luego con la llegada de los españoles, al igual que con otros animales como el aguará guazú y el yaguareté, la especie pasó a ser combatida y en las áreas rurales aún es generalmente considerada como “enemiga”. Durante un tiempo se usó su piel para confeccionar tapados pero con la llegada del siglo XX esta práctica cayó en desuso ante la estimación cada vez más alta de las pieles de otros mamíferos. Finalmente, pese a los prejuicios y a ser malentendida, la especie también ha sido reconocida popularmente, la

Guanaco

Guanaco
Lama guanicoe

guanaco

 

Clasificación:
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Camelidae
Se omiten los taxa con rango de sub o supercategoría.
Nombre científico: Lama guanicoe
Subespecies en la Argentina: L. Guanicoe guanicoe y L. Guanicoe voglii

Estatus Nacional:
RB (riego bajo) según SAREM (2000).
Estatus Internacional: LR.lc (UICN, 1996).

Otros nombres comunes: huanaco ( quechua), yoohn (en ona), relincho ( en el Noroeste argentino), teke (guanaco joven en el Noroeste argentino), chulengo (guanaco joven en la Patagonia), luan (en araucano), nau (en tehuelche), amere (en yámana),

Caracteres externos
El camélido presenta la cabeza pequeña, orejas largas terminadas en punta y fácilmente móviles. Los ojos son grandes y están rodeados de largas pestañas; la dentición está compuesta por 34 piezas, entre la que se encuentran: un incisivo, un canino, tres premolares y tres molares en cada mitad del maxilar superior y tres incisivos, un canino, dos premolares y tres molares en cada mitad del maxilar inferior. Posee premolares de leche que no son reemplazados por piezas permanentes. Los dos incisivos superiores tienen forma de caninos y los seis incisivos inferiores tienen forma de pala y están muy inclinados hacia adelante de manera tal que cuando el animal cierra la boca estos seis incisivos superiores y quedan contra una parte hueca, sin dientes. Los caninos son curvos y puntiagudos, comprimidos lateralmente. Los incisivos están cincelados y recubiertos por una gruesa capa de esmalte (CEAL, 1984).

Son animales de cuello y patas muy largos; presentan la particularidad de caminar apoyando, no sólo la última falange de los dedos, sino también la segunda falange, resultando así digitígrados en vez de ungulígrados. En relación con este carácter, detrás de las pezuñas, que son pequeñas y alargadas, casi como si fueran uñas, tienen bajo dicha segunda falange una especie de almohadilla o suela callosa que se apoya de plano en el suelo (Cabrera, 1940). Su altura a la cruz fluctúa entre los 900 a 1100 mm, la longitud desde el hocico a la base de la cola varía entre 1020 a 1850 mm, midiendo la cola unos 270 mm. El peso oscila entre los 70 y 100 kg. (Mares, et al., 1989).

El pelaje es lanoso, largo, grueso y espeso, aunque no largo en todo el cuerpo, de color pardo oscuro a rojizo, con tonos blancos en las flancos, vientre, y parte inferior del cuello. En la cabeza y las patas es corto y liso. La garganta, la parte inferior o ventral del cuello, el vientre, la parte interna y posterior de los miembros y los cuatro pies, son blancos.

Es un herbívoro rumiante; el estómago se divide en varias partes y, tras una primera descomposición, los alimentos vuelven a la boca y se mastican para la digestión definitiva (CEAL, 1984). Casi no presentan dimorfismo sexual, sólo las hembras tienen los caninos pequeños que los machos.

Comportamiento
El guanaco tiene, entre otros hábitos, el ser gregario y diurno. Su estructura social se basa en tres unidades:

1) tropillas lideradas por un macho adulto que reúne un número variable de hembras en condición reproductiva -5,5 en promedio en la Patagonia, pero puede llegar hasta veinte- normalmente acompañadas de sus crías;

2) grupos de machos juveniles que esperan la maduración plena para lograr su propio rebaño (“solteros”), y

3) machos solitarios, normalmente en procura de hembras (Parera, 2002).

El grupo familiar principal lo forma el macho más antiguo y varias hembras -entre seis y quince- con sus crías. A veces un macho ajeno o un juvenil roban a una hembra y se constituye así un grupo familiar secundario, integrado por el relincho o macho adulto y la hembra o hembras, que pueden ser hasta cinco. Este segundo grupo suele seguir al primero a cierta distancia, bajo la atenta vigilancia del macho del grupo principal. Si se establece independientemente, el grupo familiar secundario pasa a ser principal (CEAL, 1984). También se forman nuevos grupos –generalmente numerosos- integrados por juveniles que, al quedar nuevamente sus madres preñadas, son apartados y se unen a animales seniles. Cuando tienen una oportunidad de unirse a una hembra, los juveniles se apartan y forman un grupo nuevo. El relincho, expresión con el cual se lo conoce principalmente en el noroeste, consiste en una voz de alarma muy característica, y es el medio usado por los machos para hacerse oír y dar la señal de huida ante un eminente peligro.

Cuando el grupo se establece en un territorio, lo adopta como su área exclusiva y el macho la defiende activamente contra guanacos intrusos, salvo que se trate de hembras solteras. Esta defensa no requiere, por lo general, una lucha franca; en la mayoría de los casos, se limita a manifestaciones agresivas, como embestidas amenazantes o persecuciones (CEAL, 1984). La manifestación de su gregarismo es notable al verse tropillas de guanacos junto a otras especies como la vicuña o el ñandú.

Una típica característica de su comportamiento es la costumbre de los machos de defecar siempre en el mismo sitio formando un cúmulo de excrementos – conocidos como bosteaderos- y con ello marcan su territorio. Los ñandúes se benefician con los “bosteaderos” porque entre las deposiciones abundan los insectos coprófagos y de esos insectos se alimentan las crías del ñandú. Se desarrolla así una provechosa relación de cooperación, ya que los ñandúes, que son más ariscos aún que los camélidos, se encargan de dar la alarma corriendo cuando se avecina algún peligro (CEAL, 1984).

Sus casi exclusivos predadores son el hombre y el puma. Si bien en la actualidad el guanaco casi no comparte territorios con el yaguareté, en épocas pasadas, cuando éste felino llegaba a las inmediaciones del río Negro, era un importante predador. Hay algunos observadores aseguran que el zorro colorado ataca a los animales jóvenes.

La reproducción de los guanacos se inicia a hacia fines de la primavera – cuando entran en celo- en la Patagonia, y a comienzos de verano en el norte. Este momento es cuando los juveniles tienen la oportunidad de buscar a las hembras de otros grupos y los adultos deben defender su posición u optar por apartarse de la tropilla. La disputa por las hembras, como ocurre en muchos otros grupos de animales, trae aparejada violentas luchas entre los machos. Cuando el rival es puesto fuera de combate, el macho se dedica al cortejo de la hembra, a la que persigue y muerde hasta agotarla. Se realiza entonces el apareamiento, bastante violento, con la hembra echada sobre el vientre y el macho forzándola.

Tras once meses de gestación , nace la cría –una por parto- con un peso que varía de ocho a quince kilos, y la lactancia se extiende unos tres meses. El recién nacido es muy friolento, su madre, con ayuda muchas veces del macho, hace una excavación cóncava donde cobija a su hijo y luego se hecha sobre él para darle calor. Es de destacar que, contrariamente a la mayoría de las especies, la madre no lame a su cría. Los chulengos nacen cubiertos de un pelo canela claro mucho mas sedoso y blando que de los padres, el cual cambian hacia a las tres semanas de edad (Cabrera, 1940). Hacia los seis meses o algo más, los guanacos manifiestan los cambios más importantes de su crecimiento, el se completa a los tres años.

En relación a la alimentación se debe señalar que esta es exclusivamente herbívora e incluye una gran variedad de especies de vegetales. Es de destacar que sus dientes incisivos están cincelados y recubiertos en su parte labial con una gran capa de esmalte que les otorga especial fuerza y dureza. Los dos incisivos superiores tienen apariencia de caninos y los seis incisivos inferiores tienen forma de pala y están muy inclinados hacia adelante, de manera que cuando se cierra la boca pasan entre los dientes de arriba y quedan contra una parte hueca, sin dientes. Esta estructura de al boca resulta peculiarmente útil para cortar los pastos duros y hojas con que se alimenta el guanaco (CEAL, 1984), y contribuye a conservar la cobertura vegetal al no arrancar los pastos como lo hacen algunos ganados, como el caprino por ejemplo.

Estudios realizados en la región de la Payunia – provincia de Mendoza- mostraron que consume treinta y dos géneros diferentes (57% de los existentes) de vegetales, con una preponderancia de gramíneas (81%) y arbustos bajos (17%), y una menor participación de arbustos altos y hierbas (1% cada uno), aunque las últimas -muy escasas- son seleccionadas por los guanacos (Parera, 2002). Similar resultado arrojó otra investigación concretada en Tierra del Fuego donde se constató una ingesta del 90% de gramíneas, especialmente de los géneros Festuca y Poa para la zona esteparia, mientras en la transición de esta hacia el bosque, su dieta fue incorporando ramoneo de arbustos y árboles. En cambio en la Puna, las herbáceos y leñosas fueran la principal dieta. Para un ambiente altoandino, el estudio mostró que las especies más consumidas fueron Festuca orthophylla, F. eriostoma, Deyeuxia colorata, Oxychloe andina y Astragalus sp.,- una leguminosa que tóxica para el ganado- (Parera, 2002). Es significativo señalar la aptitud de guanaco para ingerir aguas salobres, incluso agua marina.

Su gran competidor alimenticio en la Patagonia, uno de los principales espacios que ocupa la especie tratada, es el ganado ovino. Pero el guanaco puede acceder a espacios que no son accesibles a los ovinos, como los lugares alejados de las aguadas, y de esta manera se produce una disminución en la competencia por el alimento con el abundante ganado lanar de la Patagonia.

Hábitat
El guanaco es un animal que se adapta con gran facilidad a distintos climas y terrenos. Habita en las llanuras áridas y pedregosas y en las grandes alturas cercanas a las nieves eternas, en terrenos situados en el nivel del mar y a 4.000 metros de altitud, y se lo encuentra en regiones de temperaturas muy disímiles. Pero en todos los casos -zonas altas o bajas, frías o cálidas-, busca los sitios secos, frescos y abiertos (CEAL, 1984). La región por la que más se expande en la actualidad es por la estepa patagónica, lo que muestra claramente uno de los tipos de hábitat elegido por este camélido. En esta zona esteparia abundan los pastos duros – coirones, por ejemplo- y algunos arbustos. No se lo ve en zonas boscosas. Está perfectamente adaptado para vivir a grandes alturas, mejor que la vicuña (Parera. 2002), donde además de los factores climáticos adversos como la poca proporción de oxígeno que contiene el aire, se desempeña muy bien en terrenos quebrados y de grandes pendientes. En las costas de mar aprovecha la bajamar para pasar a las islas adyacentes que, por estar deshabitadas, son ricas en pastizales.

Distribución
El guanaco es un camélido exclusivo de Sudamérica, y por este subcontinente se extiende desde el Perú hasta Tierra del Fuego, ocupando sólo el sur de Bolivia y en Chile la mayor concentración se produce en la región de Magallanes (Islas de Tierra del Fuego y Ambarino). En la Argentina se expande por una franja que se extiende de norte a sur, en el sector oeste y hacia el sur de Mendoza, aproximadamente, se expande al este hasta llegar a la costa del mar. O sea, en forma algo más precisa, en la actualidad se lo encuentra en una angosta franja –sentido norte sur- que atraviesa la provincia de Jujuy en su parte media; los mismo ocurre en Salta y Catamarca, pero esa lonja es mucho más ancha; una significativa porción del oeste riojano; los mismo ocurre en Mendoza; toda la mitad sur de La Pampa, y prácticamente en todo el territorio a excepción de un margen occidental de las provincias de Neuquen, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego. Esta distribución fue tomada del Mapa de Distribución del Guanaco (fig.4), que figura en el trabajo “Estado actual de las investigaciones sobre camélidos en la Argentina” (Cajal y Amaya) y de la obra de Parera (op.cit.). También hay poblaciones relictuales en algunos sectores fuera de la distribución señalada como en el sur de la provincia de Buenos Aires, noroeste de San Luis, centro de Córdoba y al oeste de Santiago del Estero, entre algunas otras poco significativas.

Situación de sus poblaciones
La distribución señala en el ítem precedente fue mucho mayor – se expandía más hacia el este- hasta los primeros tiempos de la conquista española. En esta etapa se intensificó notablemente la caza respecto a la que practicaban los pueblos aborígenes, para aprovechar su carne y su piel. Especialmente eran víctimas los chulengos –como se llama a los ejemplares jóvenes- con cuya piel se confeccionaban prendas de vestir como el conocido quillango. También tuvo una incidencia notoria en la merma de sus poblaciones la introducción de ganado, especialmente el ovino que se lo crió en grandes cantidades en la Patagonia. En la Argentina se estima la población actual en unos 550.000 ejemplares, lo que constituye estimativamente el 90% de la población total de la especie, estimada en 580.000 de los cuales algunos centenares viven en el sur boliviano y unos 1.400 ejemplares en Perú y el resto en Chile (Parera, 2002). En la actualidad se desarrollan varios proyectos de cría en cautiverio o semicautiverio para aprovechar su lana. La caza comercial disminuyó drásticamente y algunas leyes provinciales lo protegen e integra el Apéndice II de la CITES.

Se encuentra protegido en los siguientes Parques Nacionales: El Leoncito, Sierra de las Quijadas, Lihué Calel, Tierra del Fuego, Nahuel Huapi, Laguna Blanca, Perito Moreno, Los Glaciares y Bosque Petrificados (Heinonen y Chebez, 1997).

Aspectos culturales
Desde tiempos muy remotos nuestros aborígenes tuvieron un estrecho vínculo con el guanaco. En los siglos XI y XII, con el apogeo de la cultura incaica en el área de influencia peruana, la ganadería basada en los camélidos alcanzó su máximo desarrollo y estos animales adquirieron una gran importancia no sólo económica, sino también religiosa (CEAL, 1984). Le atribuían propiedades curativas al bezoar o cálculo gástrico que se forma en el estómago del guanaco. Entre las principales se encuentran poder cicatrizante de heridas, cura de enfermedades de la vista y, pulverizada, la ingerían para aliviar el dolor de estómago. Hasta no hace demasiado tiempo – algo menos de un siglo- en algunas farmacias del norte de Argentina y de Chile se vendían las piedras del guanaco. Y , en este último país, integraba la “pítima”, un medicamento en el cual también se incluía clavo de olor, toronjil y hierva mate, utilizado para calmar enfermedades de corazón, entre otras males (Cabrera, 1940). En Catamarca hay quienes dicen que la tierra donde ha orinado, cernida, puede curar a una persona apunada.

Además algunas culturas indígenas se lo utilizó como animal de carga, siéndoles de gran utilidad para el transporte de carga en lugares de altura, aunque este rol lo acaparó su congénere, la llama.

Inve

 

Jotes
NOMBRE VULGAR: Jote, Jote negro, Jote de cabeza negra, cuervo, buitre, zopilote. NOMBRE CIENTÍFICO: Coragyps atratus  jotes
Preparado para vivir en latitudes templadas y cálidas, el Jote se hace presente en forma casi continua por gran parte de América. Su presencia  se registra con mayor frecuencia en tierras bajas y su preferencia está determinada por la existencia de comida. Es por eso que suele abundar en llanuras orientadas a la explotación ganadera a campo y en los suburbios de poblaciones donde aprovecha animales muertos, desperdicios y suele instalar sus dormideros en los propios techos de las casas.      De hábitos diurnos, el Jote comienza su jornada con el amanecer, cuando abandona su dormidero, pero no inicia su ronda aérea hasta que el sol ha calentado y se producen corrientes de aire que facilitan su vuelo. Pasa entonces las primeras horas del día atisbando desde postes o árboles secos o deambulando por los campos en busca de alimento. En tierra, se muestra confiado y camina con a .parsimonia. Hacia el mediodía, si el tiempo es bueno, los Jotes comienzan a elevarse a gran altura, volando en círculos. En vuelo alternan rápidas batidas de alas con largos planeos en busca de alimento y de corrientes térmicas ascendentes que le permitan ascender en el aire sin mayor gasto energético. Su planeo, para el que se hallan especialmente adaptadas sus alas grandes u anchas, se ve interrumpido cuando detecta una posible presa. Por la tarde retoman sus caminatas o sus puestos de observación y a la caída del sol buscan en bandadas el objeto que servirá de dormidero común; frecuentemente un árbol seco.     CADENA ALIMENTARIAUbicado al final de la cadena alimentaria, el Jote no es un depredador sino en mínima medida, pues su dieta se basa fundamentalmente en carroña, es decir que consume animales que han muerto por razones naturales o que han matado otros depredadores. Para la localización de su alimento, el Jote depende de su formidable vista, que le permite distinguir animales inmóviles desde cientos de metros de altura. Los Jotes inspeccionan el territorio describiendo círculos y cuando descubren una posible fuente de alimentación, descienden con rapidez para controlar si la presunta presa se halla efectivamente muerta o apenas inmóvil. Este brusco descenso desempeña también la función de señal para sus congéneres, que acuden prestos a compartir el hallazgo, llegando así a formarse bandadas de decenas de animales. Localizada la presa visualmente, si el hambre no aprieta, el Jote puede esperar un par de días en sus cercanías para que la descomposición del cadáver alcance un punto adecuado para su gusto. Generalmente suelen compartir el alimento entre sí, aunque en el festín no faltan disputas por algún bocado. La comida es una actividad bastante bulliciosa, pues a las querellas con otros carroñeros, se suma la técnica de alimentación algo desprolija pues para desgarrar la carne la toman con el pico y, mientras se afirman sobre sus patas, tiran con un violento aleteo que ayuda a empujar el cuerpo hacia atrás y desgarrar el bocado. Suele ocurrir que después de haberse llenado el buche, los Jotes tienen dificultad para alzar vuelo y en el caso de verse obligados a hacerlo con premura pueden regurgitar con violencia. Si bien la carroña es su alimento preferido y principal, comen también carne fresca. Apretados por el hambre llegan a atacar tanto a lechones, corderos o chivitos recién nacidos como a animales mayores evidentemente inermes por vejez o enfermedad. Llegado el caso su dieta puede incluir también pequeños reptiles.  

El Jote encuentra en el hombre una buena relación. Puede ser domesticado y se acerca confiado. Su vínculo mayor se da por su capacidad de eliminar desechos de la actividad humana. Así en muchas poblaciones los Jotes conviven con los hombres y desempeñan una importante labor sanitaria. Las investigaciones han demostrado que los microbios del carbunclo y cólera resultan destruidos al pasar por el aparato digestivo del Jote y por lo tanto no se trasmiten.

 

Lestoros
 Ratón runcho andino
Estado de conservación
elestoros
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Marsupialia
Superorden: Ameridelphia
Orden: Paucituberculata
Superfamilia: Caenolestoidea
Familia: Caenolestidae
Subfamilia: Caenolestinae
Género: Lestoros
Oehser, 1934
Especie tipo
Lestoros inca
(Thomas, 1917)
Distribución
lestorosdist
Mapa de distribución de Lestoros inca

El ratón runcho andino (Lestoros inca) es una especie de marsupial paucituberculado de la familia Caenolestidae endémica del sur del Perú.

Índice

Hábitat

El ratón runcho andino ocupa espacios de densa vegetación a altitudes entre 2.800 y 4.000 msnm en la cordillera de los Andes, al sur de Perú.

Características

Su aspecto es similar al de una musaraña. El manto que cubre el cuerpo de estos animales está compuesto por denso pelo corto cuyo color varía desde el pardo oscuro en la totalidad de la superficie corporal, a pardo en las regiones dorsales y más claro en las ventrales.

Los ojos son pequeños y su vista es pobre, lo que compensan con un extraordinario sentido del olfato. También en esta especie . Los machos son de mayor envergadura que las hembras.Las extremidades posteriores están más desarrolladas que las anteriores. Todas poseen 5 dedos dotados de garras. Las hembras tienen 4 mamas y carecen de marsupio, aunque en las hembras jóvenes es fácil evidenciar un rudimento del mismo.

Dieta

No se conocen datos acerca de los hábitos alimentarios de estas especies, pero parece probable, dada la fórmula dentaria y el esqueleto de la cabeza, que se alimenten de invertebrados y pequeños vertebrados.

Reproducción

No se dispone de datos acerca de la fisiología reproductiva de esta especie.

Comportamiento

De hábitos nocturnos y terrestres, son capaces de excavar galerías en el suelo a gran velocidad. También es notable su habilidad como escaladores de los individuos que habitan zonas de montaña.

Estado de conservación

Es muy raro ver estos animales por lo que no se conoce exactamente su estado. Sin embargo, la deforestación a que se ven sometidos los ecosistemas en los que habitan supone un grave riesgo para la seguridad de las especies.

Monterita Pecho Gris

Poospiza hypochondria

 monteritaDominiquí de Pecho Gris
Estado de conservación
ematamico
Preocupación menor (UICN)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Thraupidae
Género: Poospiza
Especie: P. hypochondria
(D’Orbigny & Lafresnaye, 1837)

El dominiquí de pecho gris,2 monterita pechigrís o monterita pecho gris (Poospiza hypochondria), es una especie de ave paseriforme de la familia Thraupidae.
Es nativo de Argentina y Bolivia. Su hábitat consiste en matorrales tropicales y subtropicals de gran altitud.
Tiene dos subespecies reconocidas.3

 

Palomita Ojo Desnudo

Metriopelia morenoi

 Tortolita de ojos desnudos
Estado de conservación
ematamico
Preocupación menor (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Columbiformes
Familia: Columbidae
Subfamilia: Columbinae
Género: Metriopelia
Especie: M. morenoi
(Sharpe, 1902)
Sinonimia

La tortolita de ojos desnudos o palomita de ojos desnudos (Metriopelia morenoi) es una especie de ave columbiforme de la familia Columbidae endémica de Argentina. No se conocen subespecies.1

Índice

Características

Tiene el dorso pardo y el vientre ceniciento; y el periocular anaranjado; sus patas rosáceas.

Historia natural

Es observable en el terreno, en grupos mínimos. Es confiada, pero difícil de encontrar, se mimetiza con el entorno.

Su hábitat natural son montes subtropical o tropical de alta altitu

 

Puma con Color

Puma concolor

Para otros usos de este término, véase Puma (desambiguación).

 pumcPuma
Puma (Puma concolor).
Estado de conservación
elaucha
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Orden: Carnivora
Suborden: Feliformia
Familia: Felidae
Subfamilia: Felinae
Género: Puma
Jardine, 1834
Especie: P. concolor
Linneo, 1771
Distribución
 pumacdist
Subespecies
Sinonimia
Felis concolor

El puma, león de montaña, león o pantera (Puma concolor),2 es un mamífero carnívoro de la familia Felidae nativo de América. Este gran felino vive en más lugares que cualquier otro mamífero salvaje terrestre del continente, ya que se extiende desde el Yukón, en Canadá, hasta el sur de los Andes patagónicos, en América del Sur. El puma es adaptable y generalista, por lo que se encuentra en los principales biomas de toda América. Es el segundo mayor felino en el Nuevo Mundo, después del jaguar, y el cuarto más grande del mundo, junto con el leopardo y después del tigre, el león y el jaguar. Su tamaño es mayor que el del leopardo de las nieves, aunque está más emparentado con los pequeños felinos, ya que a diferencia de los grandes felinos del género Panthera que pueden rugir el puma ronronea como los felinos menores.

Como cazador y depredador de emboscada, el puma persigue una amplia variedad de presas. Su principal alimento son los ungulados como el ciervo, en particular en la parte septentrional de su área de distribución, pero también caza camélidos como el guanaco y especies tan pequeñas como insectos y roedores. Prefiere hábitats con vegetación densa durante las horas de acecho, pero puede vivir en zonas abiertas.

El puma es territorial y tiene una baja densidad de población. La extensión de su territorio depende de la vegetación y de la abundancia de presas. Aunque es un gran depredador, no siempre es la especie dominante en su área de distribución, como cuando compite con otros depredadores como el jaguar. Se trata de un felino solitario que por lo general evita a las personas. Los ataques a seres humanos son raros, aunque su frecuencia ha aumentado en los últimos años.3

El puma fue considerado una fiera peligrosa a partir de la colonización europea de América. Esta consideración y la progresiva ocupación humana de los hábitats del puma han hecho que sus poblaciones disminuyan en casi todos sus hábitats históricos. En particular, el puma fue extinguido en la parte oriental de América del Norte, con excepción del caso aislado de una subpoblación en la Florida. Se cree que este felino podría recolonizar parte de su antiguo territorio oriental. Con su amplia distribución geográfica, el puma tiene decenas de nombres y es mencionado con diversas referencias en la mitología de los pueblos indígenas de América y también en la cultura contemporánea.

Índice

Nombres y etimología

En idioma español el nombre usual es “puma”, un préstamo del quechua. En zonas rurales de muchas partes de América, sin embargo, se le llama “león” por analogía con el león del Viejo Mundo. La gran cantidad de nombres con que se conoce al puma se explica por la enorme amplitud geográfica de su hábitat; el animal estuvo presente en casi todas las culturas precolombinas y cada una le asignó uno o varios nombres.

En inglés, los nombres más populares son mountain lion (león de montaña), y cougar, palabra tomada de la portuguesa suçuarana, a través del francés, aunque el término originalmente deriva de la lengua tupí. En América del Norte, «pantera» se utiliza más a menudo cuando se refieren a la subpoblación llamada pantera de Florida. En náhuatl se lo llama miztli, en chibcha se lo llama chihisaba, en mapudungun (sur de Chile y Argentina) se conoce como pangi a la hembra o a toda la especie y trapial al macho, y en Brasil suçuarana, de origen tupí, onça-parda, en distinción de la onça-pintada (jaguar), e inusualmente puma o leão-da-montanha. En guaraní se lo conoce como yagua pytá,4 que significa ‘fiera colorada’, pues el fenotipo de la subespecie presente en la geonemia de esta etnia presenta el pelaje con fuerte tonos rojizos.

Taxonomía y evolución

El puma se ubica en la subfamilia Felinae, de los felinos pequeños, mientras que los grandes felinos son colocados dentro de la subfamilia Pantherinae. El origen de la familia Felidae en Asia se remonta a aproximadamente 11 millones de años atrás. Por desgracia, el conocimiento taxonómico de los felinos sigue siendo parcial y gran parte de lo que se conoce sobre su historia evolutiva se basa en el análisis del ADN mitocondrial;5 además, como los felinos están escasamente representados en el registro fósil,6 las fechas propuestas tienen un amplio intervalo de confianza.

Según un reciente estudio de genomas de félidos, el ancestro común de los actuales Leopardus, Lynx, Puma, Prionailurus, y otros linajes Felinae emigró a través del puente del Estrecho de Bering hacia América, aproximadamente hace 8 a 8,5 millones de años atrás. Posteriormente, los linajes divergieron.6 Los felinos de América del Norte invadieron luego a Sudamérica como parte del Gran Intercambio Americano, a raíz de la formación del istmo de Panamá.

La conservación del puma depende de la preservación de su hábitat.

Se creía que el puma pertenecía al género Felis, el cual incluye el gato doméstico, pero ahora se coloca en el género Puma junto con el jaguarundi (Puma yagouaroundi), un felino nativo de América, un poco más de una décima parte del peso de un puma.

Los estudios han indicado que el puma y el jaguarundi se encuentran estrechamente relacionados con los modernos guepardos de África y Asia occidental,6 7 pero la relación no se ha resuelto. Se ha sugerido que el linaje de los guepardos se separó del de los pumas en América, y luego los primeros reemigraron a Asia y África,6 7 8 mientras que otros estudios sugieren los guepardos divergieron en el Viejo Mundo independientemente. El esquema de la migración de los pequeños felinos hacia América es, por lo tanto, poco claro.

Estudios recientes han demostrado un alto grado de similitud genética entre las poblaciones de puma de América del Norte, lo que indica que todos ellos son descendientes bastante recientes de un pequeño grupo ancestral. Culver y otros presumen que la población original de pumas de América del Norte se extinguió en el Pleistoceno alrededor de 10.000 años atrás, cuando otros grandes mamíferos, como el milodón, también desaparecieron. América del Norte habría sido repoblada por un grupo de pumas de América del Sur.7

Subespecies

Hasta finales del siglo XX se habían registrado 32 subespecies de puma, sin embargo, un estudio genético de ADN mitocondrial mostró que muchas de ellas son demasiado similares como para ser reconocidas como taxones diferentes. Tras la investigación, la 3ª edición del «Mammal Species of the World» reconoce sólo 6 subespecies, de las cuales 5 se encuentran únicamente en América Latina:9

  • Puma concolor anthonyi Nelson & Goldman, 1931. Puma del este de América del Sur. (sur de Venezuela, este de Brasil, Uruguay, este de Paraguay, y noreste de la Argentina). Incluye en su sinonimia las subespecies: acrocodia (Goldman, 1943), borbensis (Nelson & Goldman, 1933), capricornensis (Goldman, 1946), concolor (Pelzeln, 1883), greeni (Nelson & Goldman, 1931), y nigra Jardine, 1834.
  • Puma concolor cabrerae Pocock, 1940. Puma Argentino. (Bolivia, oeste de Paraguay, y noroeste y centro de la Argentina). Incluye en su sinonimia las subespecies: hudsoni (Cabrera, 1958), y puma (Marcelli, 1922).
  • Puma concolor concolor Linnaeus, 1771. Puma del norte de América del Sur. Localidad tipo: Guayana Francesa. (Colombia, norte de Venezuela, oeste de Brasil, Ecuador, Perú, norte de Bolivia). Incluye en su sinonimia las subespecies: bangsi (Merriam, 1901), incarum (Nelson & Goldman, 1929), osgoodi (Nelson & Goldman, 1929), soasoaranna (Lesson, 1842), soderstromii (Lönnberg, 1913), sucuacuara (Liais, 1872), y wavula (Lesson, 1842).
  • Puma concolor couguar Kerr, 1792. Puma de América del Norte. (América del Norte hasta el norte de Nicaragua). Incluye en su sinonimia las subespecies: arundivaga (Hollister, 1911), aztecus (Merriam, 1901), browni (Merriam, 1903), californica (May, 1896), coryi (Bangs, 1899), floridana (Cory, 1896), hippolestes (Merriam, 1897), improcera (Phillips, 1912), kaibabensis (Nelson & Goldman, 1931), mayensis (Nelson & Goldman, 1929), missoulensis (Goldman, 1943), olympus (Merriam, 1897), oregonensis (Rafinesque, 1832), schorgeri (Jackson, 1955), stanleyana (Goldman, 1938), vancouverensis (Nelson & Goldman, 1932), y youngi (Goldman, 1936).
  • Puma concolor puma Molina, 1782. Puma del sur de América del Sur. (Chile, y sur de la Argentina). Incluye en su sinonimia las subespecies: araucanus (Osgood, 1943), concolor (Gay, 1847), patagonica (Merriam, 1901), pearsoni (Thomas, 1901), y puma (Trouessart, 1904).

La situación de conservación de la pantera de Florida, que es el puma de América del Norte, sigue siendo incierta. Aún es reconocida habitualmente como la subespecie Puma concolor coryi, incluidos los directamente interesados en su conservación.11 Sí se observó una variación microsatélite en la pantera de Florida, posiblemente debido a la consanguineidad ; en respuesta a la investigación, un equipo de conservación sugiere que «el grado en que la comunidad científica ha aceptado los resultados de Culver y otros, y el cambio propuesto en la taxonomía no se resuelve en este momento.»2

Biología y comportamiento

Características físicas

La cabeza del puma es redonda y sus orejas están levantadas.

Los pumas son felinos esbeltos y ágiles. La talla adulta de pie es de alrededor de 60 a 80 cm de altura en los hombros. La longitud de los machos adultos es de alrededor de 2,4 m de largo de la nariz a la cola, aunque en general oscila entre 1,5 y 2,75 m.12 13 Los machos tienen un peso promedio de entre 53 a 72 kg. En casos raros, algunos pueden llegar a pesar más de 120 kg. El peso promedio de las hembras está entre 34 y 48 kg.14 El tamaño del puma es más pequeño cerca del Ecuador, y mayor en las poblaciones más cercanas a los polos.15

La cabeza del puma es redonda y las orejas están erguidas. Posee poderosas patas delanteras, cuello, mandíbula y colmillos que le sirven para atrapar y matar grandes presas. Tiene cinco garras retráctiles en las patas delanteras, útiles para aferrarse a la presa, y cuatro de las patas posteriores.16

El puma puede ser tan grande como el jaguar, pero menos musculoso y poderoso. Donde las distribuciones se superponen, el número de pumas tiende a ser inferior a la media. El puma, en promedio, es más pesado que el leopardo. A pesar de su tamaño, no es normalmente clasificado entre los grandes felinos porque no puede rugir, ya que carecen de la laringe especializada y el hueso hioides del jaguar.17 Dado que los avistamientos de felinos grandes son más bien raros, la identificación de otro tipo de evidencias es importante. En América central y derivado de un estudio de un estudio morfométrico, Aranda (1994) refiere que un indicador más o menos confiable es la relación entre la anchura superior y la anchura inferior de los dedos, observándose una tendencia a huellas con dedos más puntiagudos en los pumas, a diferencia de los jaguares.18 Al igual que los gatos domésticos, los pumas vocalizan silbidos agudos, gruñidos, ronroneos, así como gorgojeos. Son conocidos por sus gritos, como se hace referencia en algunos de sus nombres comunes, aunque éstos se confunden con frecuencia con llamadas de otros animales.19

La coloración del puma es uniforme (de ahí el nombre latino concolor), pero puede variar mucho entre los individuos e incluso entre hermanos. El pelaje es generalmente dorado, pero puede ser de color gris plateado o rojizo, con ligeros parches en el cuerpo, incluidas cerca de las mandíbulas, la barbilla y el cuello. Las crías nacen con ojos azules y anillos en la cola; los cachorros son más pálidos, y las manchas siguen en sus flancos. En contra de algunas afirmaciones, no se ha documentado la existencia de pumas completamente negros.20 El término «pantera negra» se usa coloquialmente para referirse a algunos individuos de otras especies, en particular jaguares y leopardos.21

Los pumas tienen grandes patas; proporcionalmente las mayores patas traseras en la familia de los felinos.14 Esta característica les permite un gran salto y una gran capacidad de carrera corta. Tienen una excepcional capacidad de salto vertical: se han registrado saltos de hasta 5,4 metros.22 En saltos horizontales parece que el rango es de 6 a 12 m. El puma puede alcanzar los 72 km/h, pero está mejor adaptado a la carrera corta que a las persecuciones. Es un experto escalador, lo que le permite eludir competidores cánidos. Aunque no está muy asociado con el agua, puede nadar.23

Caza y dieta

Puma fotografiado en el Museo del Desierto de Arizona-Sonora, Tucson, Estados Unidos.

El puma come cualquier animal que pueda capturar, desde insectos a los grandes ungulados. Al igual que los demás felinos, se trata de un carnívoro obligado. Sus presas más importantes son las diversas especies de venado, en particular en América del Norte: el ciervo mula, el venado de cola blanca, e incluso los grandes alces son cazados por el puma. Un estudio realizado en América del Norte encontró que el 68% de las presas fueron ungulados, sobre todo ciervos; sólo en la pantera de Florida mostraron variaciones, ya que a menudo prefieren cerdos ferales y armadillos.15 Una investigación en el Parque Nacional de Yellowstone sobre el alce y el ciervo mula mostró que estas presas son compartidas con la población de lobos grises, con los que el puma compite por los recursos.24 Otro estudio en Alberta mostró que en invierno (de noviembre a abril) los ungulados representaron más del 99% de la dieta de puma.25

En América Central y del Sur la proporción de venado en la dieta disminuye. Prefieren los pequeños y medianos mamíferos, incluidos los grandes roedores como el chigüire. Los ungulados representan sólo el 35% de las presa, aproximadamente la mitad que en América del Norte. La competencia con los grandes jaguares puede ser la causa de la disminución en el tamaño de las presas de los pumas. Otras especies enumeradas como presas del puma incluyen ratones, puercoespines, y liebres. Aves y pequeños reptiles son a veces presa en el sur, pero esto rara vez se registra en América del Norte.15

En condiciones de viento, el puma es típicamente un depredador de emboscada. Se esconde entre los árboles y en repisas, donde aguarda antes de dar un poderoso salto hacia la parte trasera de su presa y asfixiarla con una mordedura en el cuello. Tiene una columna vertebral flexible que lo ayuda en su técnica de cazar.

Se estima, en general, que mata un gran ungulado cada dos semanas. El plazo para las hembras se reduce por la alimentación de los jóvenes, y puede alcanzar la cifra de una muerte cada tres días en la época en que los cachorros son casi maduros, en torno a 15 meses. El puma arrastra su víctima a un lugar preferido, lo cubre con pasto, y retorna para alimentarse de nuevo al cabo de algunos días. En general se considera que el puma es un recolector de sus desperdicios y rara vez no se comen la presa que han matado.26

Reproducción y ciclo de vida

Cachorros de puma.

Las hembras alcanzan la madurez sexual entre uno y medio y tres años de edad. Normalmente el promedio de gestación es cada dos o tres años a lo largo de su vida reproductiva,27 un período que puede reducirse a un año. Las hembras están en celo durante aproximadamente 8 días de un ciclo de 23 días. El período de gestación es de aproximadamente 91 días. Las hembras son a veces monógamas, pero esto es incierto y la poliginia puede ser más común.28 Las cópulas son breves pero frecuentes.

Sólo las hembras participan en la crianza de los hijos. Las pumas hembra son feroces protectoras de sus cachorros, y se las ha visto luchar con éxito contra animales mucho más grandes en su defensa. El tamaño típico de la camada es de entre uno y seis cachorros, generalmente dos o tres. Utilizan como madrigueras cuevas y otros lugares que ofrezcan protección. Los cachorros de puma nacen ciegos, son completamente dependientes de su madre en un primer momento, y comienzan a ser destetados en torno a los tres meses de edad. A medida que crecen, acompañan a la madre en sus incursiones, en primer lugar a los sitios que visita, y después de seis meses comienzan a cazar pequeñas presas por su cuenta.27 Las tasas de supervivencia son poco más de uno por camada.14

Los juveniles dejan a su madre para tratar de establecer su propio territorio en torno a los dos años de edad y, en ocasiones antes. Los machos tienden a independizarse antes. Un estudio ha mostrado elevadas tasas de morbilidad entre los pumas que se alejan demasiado de su madre, a menudo debido a los conflictos con otros pumas. Una investigación en Nuevo México ha demostrado que «los machos se dispersan significativamente más que las hembras, es más probable que recorran grandes extensiones que no son su hábitat, y probablemente son responsables de la mayoría del flujo genético entre las poblaciones de un hábitat.»29

La esperanza de vida de un puma en la naturaleza se estima entre 8 y 13 años y, probablemente, está en un promedio de 8 a 10 años. Sin embargo, hay casos de por lo menos 18 años, como una hembra que fue muerta por cazadores en la isla de Vancouver. Los pumas pueden vivir hasta 20 años en cautiverio. Las causas de muerte en el entorno salvaje incluyen la discapacidad y la enfermedad, la competencia con otros pumas, el hambre, accidentes y, en los casos permitidos, la caza humana. El virus de inmunodeficiencia felina, que también afecta a los gatos, es una grave enfermedad en los pumas.30

Estructura social y hábitat

Al igual que casi todos los felinos, el puma es un animal solitario. Sólo las madres y sus cachorros viven en grupos. Es discreto y crepuscular (es más activo en torno a amanecer y al anochecer).

Las estimaciones del tamaño de su territorio varían mucho. Los machos tienen grandes territorios de entre 150 y 1000 km²; en el caso de las hembras se reducen a la mitad. Algunos estudios sugieren una proporción mucho menor del límite inferior (25 km²), con un límite superior de 1300 km² para los machos. Los territorios de los machos pueden incluirse o superponerse con las de las hembras, pero no con los de otros machos, lo que sirve para reducir los conflictos entre pumas. Los territorios de las hembras pueden superponerse ligeramente entre sí.31

Para marcar el territorio y atraer al sexo opuesto utilizan marcas de arañazos, orina y heces. Los machos pueden utilizar juntos una pequeña pila de hojas y hierbas y luego orinar sobre ella como una forma de marcar territorio.

El tamaño del hábitat y, en general, la abundancia de pumas, dependerá del terreno, la vegetación y la abundancia de rapaces. Una hembra adyacente a las montañas de San Andreas, por ejemplo, necesitó una amplio territorio de 215 km² debido a la falta de presas. Un estudio en América del Sur ha demostrado que el número de pumas en un territorio varía entre 0,5 a 7 ejemplares por cada 100 km².14

Los machos están más dispersos que las hembras para evitar la competencia directa por compañeras y territorio, porque son los más susceptibles de entrar en conflictos. Cuando un adulto no abandona de su área materna, por ejemplo, puede ser matado por su padre. Cuando los machos se encuentran unos con otros, emiten silbidos y pueden entablarse violentos peleas si uno de los dos no se retira. La caza o la reubicación de pumas puede hacer aumentar los encuentros agresivos, perturbando los territorios y los jóvenes, lo que puede traer transitorios conflictos con las personas.32

 

Zorrino Común
Zorrino común (Conepatus chinga)
Nombre científico: Conepatus chinga, (Molina, 1782)Nombre/s Vulgar/es: Zorrino común, Yaguá né (Guaraní)Descripción de la especie
Posee un rinario sin pelos y de color rosado, patas cortas, cuerpo más bien robusto, cola larga y abundante pelaje. Las extremidades poseen garras muy fuertes y curvadas. El macho posee una cabeza de mayor tamaño que la hembra. La coloración general del cuerpo es negro, aunque presentan importantes variaciones en la coloración del pelaje (del negro o marrón oscuro al pardo rojizo) de acuerdo a la región que habitan. La mayoría de los individuos posee dos bandas blancas que van desde la cabeza hasta la cola aunque existe una considerable variación en cuanto a su tamaño y disposición. Se caracteriza por tener en la última porción del recto glándulas que secretan una sustancia de olor desagradable.Distribución
Abarca el SE de Brasil, Paraguay, O de Bolivia, SO de Perú, Chile, Uruguay y Argentina. En nuestro país, Conepatus chinga ocupa las porciones norte y centro (S de Buenos Aires, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Córdoba, San Luis, La Rioja, San Juan y Catamarca; Parera, 2002). Se diferencian 7 subespecies en al ámbito del territorio argentino.Hábitat
Los zorrinos habitan en cuevas, grietas entre piedras y/o troncos huecos de zonas abiertas (pastizales, pedregales y/o áreas desérticas) aunque también pueden buscar refugio en zonas boscosas. Se los encuentran asociados tanto a pastizales de altura (hasta los 5000 m.s.n.m.) como a áreas de vegetación chaqueña sin llegar a ocupar ambientes de Yungas. Pueden cavar su propia madriguera u ocupar la de armadillos o vizcachas (modificado de Parera, 2002).Alimentación
Son omnívoros y generalistas alimentándose principalmente de raíces, vegetales, larvas, coleópteros, arácnidos, pequeñas aves, reptiles y anfibios, también roedores y carroña.Reproducción
En cuanto a la reproducción, machos y hembras se encuentran una vez al año. La hembra posee un período de gestación de 42 días y pueden nacer de 2 a 5 crías en los meses de primavera-verano (Novak, 1991).Comportamiento
Aunque de hábitos solitarios, crepusculares y nocturnos, si encuentran refugio estable y bien protegido, pueden instalarse en grupos de varios individuos, generalmente emparentados, que se mantienen hasta que los juveniles maduran y se independizan. Utilizan la glándula anal como estrategia de defensa, rociando a los predadores (pumas, perros, rapaces) con la sustancia de olor desagradable que secreta.Situación de la especie
El estado de sus poblaciones es saludable. Puede provocar daño en cultivos, pero a la vez son beneficiosos ya que controlan naturalmente las poblaciones de insectos y larvas. (modificado de Parera, 2002). Su piel es y ha sido muy apreciada para la confección de tapados, quillangos y mantas, por lo que, hasta épocas relativamente recientes, los zorrinos fueron cazados muy intensamente. Por ejemplo, en la zona de Punta Arenas (Chile), sólo en el año de 1939 se manipularon más de 15.000 pieles mientras que, en nuestro país, se exportaron oficialmente 105.392 pieles durante el período 1975-1985. Sin embargo, los volúmenes anteriormente mencionados históricamente dependieron de la demanda comercial de estos productos y no tuvieron en cuenta la ecología de las especies sin garantizar, por lo tanto, la sostenibilidad de las mismas (Arias et al., 2006).Status de Conservación

Según U.I.C.N.: según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, esta especie se encuentra bajo la denominación de Menor Riesgo (LR) y como Riesgo Bajo (RB pv) en el Libro Rojo de los Mamíferos de Argentina, SAREM (Diaz y Ojeda, 2000).

Según la resolución Nº 1030/2004 de la S.A.yD.S.: Especie No amenazada

Según C.I.T.E.S.: la especie no se encuentra incluida en los Apéndices de La Convención Internacional Sobre el Tráfico de Especies silvestres.

Zorro Gris Chico
orro gris chico (Pseudalopex gymnocercus)
Ficha Ecológica de la Especie
Nombre científico: Pseudalopex gymnocercus (Fischer, 1814)Nombre/s Vulgar/es: zorro gris chico, zorro de la pampa, zorro gris, zorro pampeano, zorro campero.Descripción de la especie
Su aspecto no difiere mucho de los demás zorros. Su frente es ancha, el hocico es pronunciado y angosto y las orejas son triangulares y largas. La cola es de color grisáceo, bastante larga y posee abundante pilosidad. Este zorro es de contextura física poco robusta. La coloración general del cuerpo puede variar de un bayo-amarillento con pelos negros en el dorso a un color oscuro homogéneo. Los ejemplares mas conocidos son aquellos que presentan un manto gris uniforme, compuesto por pelos negros y blanquecinos. Los flancos, las extremidades y la cara son por lo general de un color bayo-rojizo. La garganta y parte de la zona ventral del cuerpo son blancos. Por otra parte, los ejemplares de esta especie presentan una mancha oscura en axila y en la parte inferior del muslo.Distribución
Esta especie se encuentra presente a lo largo y a lo ancho de todo el territorio argentino.Hábitat
Habita en todos los ambientes abiertos tales como: monte abierto, bosque abierto, estepa, pastizal y arbustal. Se refugia principalmente en cuevas y huecos de distintos tipos y tamaños. Las cuevas pueden pertenecer a mulitas, peludos, zorrinos y vizcachas. El zorro gris se muestra bastante adaptado a la presencia humana y a las modificaciones que este produce en el ambiente. Es común observar ejemplares en zonas periurbanas, rurales y agro-ecosistemasAlimentación
Su alimentación responde a la de tipo oportunista, pudiendo consumir, según la disponibilidad en el hábitat, desde semillas y frutos hasta presas de origen animal como: libres, tinámidos (aves terrestres), pequeños mamíferos, reptiles, insectos e inclusive carroña.Reproducción
El zorro gris se reproduce durante los meses de calor que coinciden con la abundancia y disponibilidad de presas. Las hembras alcanzan la madurez sexual a partir del año de vida y el período de gestación dura aproximadamente entre 50 y 60 días. Transcurrido este período nace una camada cuyo número oscila entre 2 y 5 crías. Las mismas se refugian en cuevas o madrigueras que cavan sus padres o bien cuevas de otros animales como armadillos, zorrinos, vizcachas, etc.Comportamiento
En líneas generales, presenta hábitos solitarios, aunque machos y hembras se reúnen para afrontar juntos la época de cría. Sus hábitos son crepusculares y nocturnos sin embargo se lo puede observar activo en cualquier hora del día. Tiene hábitos territoriales, demarcando su territorio mediante arañeos en el suelo, orina y heces.Situación actual de la especie
Las diferentes especies de zorro desde siempre han entrado en conflicto en con intereses humanos, pues actúan como depredadores de animales domésticos y de fauna silvestre de valor cinegético (Sillero-Zubiri et al., 2004; Sillero-Zubiri y Switzer, 2004). Por otra parte son objeto de trofeos de caza deportiva y su piel es bastante requerida por la industria textil. El resultado de ese conflicto ha sido que muchas especies de cánidos tengan una larga historia de persecución por el hombre, en ciertas ocasiones con un alto grado de coordinación e incluso con subsidio por parte de gobiernos a distintos niveles. Las tres especies de zorros del género Pseudalopex no son la excepción a ese patrón. Sin embargo, han mostrado una notable resiliencia a la intensa presión de caza a la que han sido sometidas, tanto con fines comerciales como de erradicación (Sillero-Zubiri et al., 2004; Novaro et al., 2005).Status de Conservación

Según U.I.C.N.: según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza esta especie se encuentra bajo la denominación de Preocupación Menor (LC).

Según la resolución Nº 1030/2004 de la S.A.yD.S.: Especie No amenazada

Según C.I.T.E.S.: esta especie se encuentra incluida en el Apéndice II de La Convención Internacional Sobre el Tráfico de Especies Silvestres.

Bandurrita Andina

Upucerthia validirostris (Burmeister, 1861)
Buff-breasted Earthcreeper

Familia: Furnariidae
Órden: Passeriformes
Clase: Aves
Filo: Chordata
Reino: Animalia

Catita Serrana Chica

Psilopsiagon aurifrons

 catitaCatita frentidorada
Pareja en cautividad
Estado de conservación
ecatita
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Psittaciformes
Familia: Psittacidae
Género: Psilopsiagon
Especie: P. aurifrons
Sinonimia
Bolborhynchus aurifrons (Lesson, 1830)

La catita frentidorada, catita serrana chica o perico cordillerano (Psilopsiagon aurifrons)2 es una especie de ave psitaciforme de la familia de los loros (Psittacidae). Su longitud es 17-19 cm y su peso medio de 33,6 g. Su color dominante es el verde con una extensión variable de amarillo intenso en rostro y pecho, aunque la extensión de este color depende de la subespecie, pudiendo llegar a ser inexistente. La hembra es más verde y con menos brillo. Las rémiges o primarias son azules. Pico y patas de color claro. Ojos negros. La cola es larga.

Se encuentra en un área de unos 820.000 km2 distribuida entre la región andina de los siguientes países: Argentina, Bolivia, Chile y Perú.1

Sus hábitats naturales son: matorral tropical o subtropical y en menor medida paisajes transformados e incluso urbanos, siempre entre los 1000 y los 4500 m de altitud. BirdLife International considera que la extracción de ejemplares para su comercialización como mascotas influye significativamente en su tamaño poblacional. Es un ave sociable que tiende a formar pequeños bandos. Su vuelo es algo ondulado.

Índice

Subespecies

Macho de Psilopsiagon aurifrons aurifrons en Perú.

Se reconocen cuatro subespecies:

  • P. a. aurifrons con dimorfismo sexual muy marcado. El macho tiene una máscara facial amarillo vivo que desciende visiblemente por el pecho;
  • P. a. robertsi con máscara facial y amarilla que alcanza la garganta;
  • P. a. margaritae con muy poco o nada de amarillo y muy poco dimorfismo sexual, recuerdan a las hembras de las subespecies anteriores. Las hembras a veces tienen el pico grisáceo;
  • P. a. rubrirostris con máscara facial de color azul celeste y sin dimorfismo sexual.

 

Choique
EL AVE CORREDORA POR EXCELENCIA DE LA PATAGONIAEl Choique es natural de la región Sur de Argentina y Chile, su ambiente característico es la Estepa altoandina.Es un animal en general omnívoro, consume sobre todo hojas, raíces y semillas de diversas plantas, pero también complementa su dieta con algún animal, como pequeños roedores, pichones de otras aves y especialmente insectos. Logran alcanzar 1,10 de altura y un peso de 20 Kg. Los Choiques se mueven normalmente en pequeños grupos de 5 a 30 aves, excepto en la época de celo y reproducción, en que se agrupan en un número mucho mayor. Los machos son polígamos (poseen varias hembras) y las hembras poliándricas (poseen varios machos).CLASIFICACIÓN TAXONÓMICA
REINO: Animalia (animal)
PHYLUM: Chordata (cordados)
SUBPHYLUM: Vertebrata (vertebrados)
CLASE: Aves
SUPERORDEN: Paleognathae (aves sin quilla)
ORDEN: Rheiformes
FAMILIA: Rheidae
GENERO: Pterocnemia
ESPECIE: Pterocnemia pennata
SUBESPECIE: Pterocnemia pennata pennataDISTRIBUCIÓN Y HÁBITAT
El choique es natural de la región Sur de Argentina y Chile. Lo podemos encontrar en el sur de Mendoza, Neuquén, Río Negro y Chubut hasta Santa Cruz y también introducido en Tierra del Fuego.
El ambiente característico es la Estepa altoandina.CARACTERÍSTICAS
El macho y la hembra son bastantes similares. Cabeza, cuello y dorso son de un color gris parduzco a castaño, punteado de blanco. Vientre y tarso superior emplumado de color blancuzco. La hembra tiene manchas blancas más chicas y en menor cantidad. Los jóvenes son más amarronados y no tienen manchas blancas, recién presentan el plumaje del adulto a los 3 años de edad.En sus patas, posee 3 dedos a diferencia del avestruz que posee solo 2.Logran alcanzar 1,10 de altura, un peso de 20 Kg. y una longevidad de 40 años.ALIMENTACIÓN
Los Choiques son eminentemente fitófagos y consumen sobre todo hojas, raíces y semillas de diversas plantas, pero también complementan su dieta con algún animal, como pequeños roedores, pichones de otras aves y especialmente insectos.

El Choique dedica la mayor parte de su tiempo a comer, ya que carece de buche y no almacena alimento. Su organismo no necesita demasiada ingestión de agua para sobrevivir.

En Temaikèn, se alimentan de frutas y verduras, pasto y alimento balanceado especialmente formulado para ellos.

COMPORTAMIENTO / REPRODUCCIÓN
Estos animales también son conocidos como ñandú petiso.

Los choiques se mueven normalmente en pequeños grupos de 5 a 30 aves, excepto en la época de celo y reproducción, en que a veces se agrupan, en un número mucho mayor. Suele asociarse con otros animales como las llamas, guanacos, vicuñas, ciervos y ganado vacuno en algunas ocasiones. De esta manera, crean considerables rebaños mixtos, formando unidades de alarma, utilizando la vista de las aves y el olfato de los ungulados. Esta misma actitud toman los avestruces con los antílopes en las sabanas de África. Los machos viejos suelen ser solitarios.

Estas aves no migran, son una especie sedentaria; en las poblaciones del sur solo van tierra más arriba donde se reproducen. Las fechas de reproducción varían según la zona, desde septiembre a enero, en el norte y en noviembre en el extremo sur.

Los machos son polígamos (poseen varias hembras) y las hembras poliándricas (poseen varios machos). El macho será el encargado de construir el nido, incubar los huevos y cuidar a las crías al nacer. Cada macho defiende el territorio, el cual por lo general, se sitúa cerca de algún río o laguna. Cuando el macho termina de construir los nidos, atrae a la hembra mostrándole su rabadilla. Cada macho suele cortejar 10 hembras. Una vez realizada la cópula (la cual es breve, dura escasos minutos), comienza la puesta, utilizando los diversos hoyos que ha excavado el macho.

Al poner los huevos en el nido, la hembra no se sienta totalmente sino parcialmente, de modo que los huevos caen desde cierta altura. Sin embargo el cascarón no se rompe ya que es resistente. Cada desove dura entre 10 y 30 minutos.

Luego, el macho tendrá la delicada tarea de ir concentrando los huevos en el nido elegido por él como definitivo. Suele suceder que las hembras vayan poniendo en riguroso turno, una tras la otra, en el mismo nido y luego dejen todas juntas el territorio de cría.

En conjunto, cada hembra deposita 2 ó 3 huevos en el nido común. Si la puesta es menor a 10 huevos, los machos no se preocupan por incubarlos. A partir del momento de la incubación, el macho comienza a defender los huevos. En muchas oportunidades los huevos son predados por los lagartos y los peludos. El período de incubación dura 40 días y está a cargo exclusivo del macho.

Los huevos son de color amarillento- verde oliva y miden 125 x 87 mm. Las puestas completas suelen constar de 20 a 30 huevos, que es lo normal. Pero se han descubierto nidadas muy numerosas que llegan a 80 huevos, en esta última situación puede deberse a que hayan puesto huevos hembras que pertenecen a otro territorio.

Cuando los pichones están por nacer hacen un sonido que advierte al padre la ruptura de los huevos. Nacen todos sincronizadamente, emergiendo del huevo con plumones de color grisáceo marrón con líneas medio negras y los tarsos emplumados. Una vez nacidos los pichones, los cuales son llamados charitos, el encargado de cuidarlos hasta que se valgan por sí mismos (6 meses de edad) es el macho. Inmediatamente después de la eclosión, toda la nidada deja el nido, conducida por su vigilante padre. Los charitos son nidífugos, no permanecen en el nido más de 36 horas. Los jóvenes producen un sonido (un chiflido) especial, diferente al de los adultos para contactarse con los miembros de su grupo frente a la amenaza de peligro.

Teniendo en cuenta el tamaño de la especie, el desarrollo es relativamente rápido ya que a los 5 meses los jóvenes son casi tan grandes como sus padres, aunque no alcancen la madurez sexual hasta después de los 3 años de edad.

ESTADO DE CONSERVACIÓN
El Choique se encuentra Amenazado, amarrillo en Temaikén.
De acuerdo a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) se lo considera como una especie Casi Amenazada. El retroceso numérico se debe al avance de las actividades del hombre incluida la expansión de la frontera agropecuaria.

 

Comesebo Cabeza Negra

Phrygilus atriceps

 comeseboComesebo cabeza negra
En Bolivia
Estado de conservación
ecomesebo
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Passeriformes
Familia: Thraupidae
Género: Phrygilus
Especie: P. atriceps
(Lafresnaye & D’Orbigny, 1837)
Sinonimia
Emberiza atriceps
Phrygilus gayi atriceps

El comesebo cabeza negra,2 cometocino del norte,3 yal cabecinegro o fringilo de cabeza negra4 (Phrygilus atriceps) es una especie de ave de la familia Thraupidae, que se encuentra en Argentina, Bolivia, Chile y el Perú.1

Índice

Hábitat

Vive en las montañas de los Andes, entre los 3.000 y 4.500 m de altitud, en pastizales y en matorrales de zonas rocosas.5

Descripción

Mide 16,5 cm de longitud. El macho tiene cabeza negra; el plumaje del dorso es de color anaranjado a castaño; las partes inferiores son de color amarillo; la cara inferior de la cola es blanca.5 La hembra tiene la cabeza y cuello color gris pizarra con plumas rayadas de negro; mejillas y garganta negruzcas; el dorso marrón oliváceo a verde oliva pardusco hacia el lomo; pecho amarillo con tono canela; abdomen y subcaudales color crema blancuzco.3

Reproducción

Construye un nido con tallos de pasto seco, en el suelo entre el pasto alto, en arbustos entre las rocas o cerca de una vivienda. Ls huevos son de color verde azulado claro con pintas marrón a púrpura.

 

Cuis Moro

Nombre vulgar: Cuis moro
Nombre científico: Galea musteloides

moro

Orden: Rodentia

Familia: Caviidae
En el mundo: América
Región: Argentina; Bolivia; Chile; Paraguay; Perú

Hábitat: zonas secas, bordes de arroyos, laderas de cerros con matorrales y pajonales desde 3500 a 5000m snm.

Comportamiento: cubren un área de 4275m2

Predadores:
Puma
(Puma concolor)
Águila coronada (Harpyhaliaetus coronatus)

Ñacurutú (Bubo virginianus)  

Lechuza de campanario (Tyto alba)  

 

Ver área geográfica:

http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=8824

Cuis moro (Galea musteloides)

 

Nombre vulgar: Cuis moro

Nombre científico: Galea musteloides

 

 

Orden: Rodentia

Familia: Caviidae

 

En el mundo: América

Región: Argentina; Bolivia; Chile; Paraguay; Perú

En Argentina: Buenos Aires, Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes. Entre Rios, Formosa, Jujuy, La Pampa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Rio Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego, Tucumán

 

Ecorregiones:

Chaco seco

Estepa patagónica

Monte de llanuras y mesetas

Monte de sierras y bolsones

Pampa

Puna

 

 

Hábitat: zonas secas, bordes de arroyos, laderas de cerros con matorrales y pajonales desde 3500 a 5000m snm, cubren un área de 4275m2

 

Predadores:

Puma (Puma concolor)

Águila coronada (Harpyhaliaetus coronatus),

Gavilán mixto (Parabuteo unicinctus

Halconcito gris (Spiziapteryx circumcinctus      )

Lechuza de campanario (Tyto alba)

Ñacurutú (Bubo virginianus)

Caburé chico (Glaucidium brasilianum)

Lechucita de las vizcacheras (Speotyto cunicularia)  

 

Prehistoria:

Registro fósil del género Galea desde el Pleistoceno 2.5 millones de años

Lugar: América: Argentina, Brasil

En Argentina: Provincias de Corrientes y Buenos Aires

Registro fósil de la especie desde el Pleistoceno 12 mil años

Lugar: América: Bolivia

 

Ver área geográfica:

http://maps.iucnredlist.org/map.html?id=8824

 

Gaviota Andina

Chroicocephalus serranus

 gaviotaGaviota andina
Estado de conservación
egaviota
Preocupación menor (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Charadriiformes
Familia: Laridae
Género: Chroicocephalus
Especie: C. serranus
(Tschudi, 1844)
Sinonimia
Larus serranus

La gaviota andina (Chroicocephalus serranus) es una especie de ave Charadriiforme de la familia Laridae.

Características

El macho adulto es blanco, con un parche negro en las sobre los oídos y un borde negro rodeando los ojos y con las puntas de las alas negras. Tiene las patas y el pico de color rojo oscuro. En la época reproductiva la cabeza del macho se torna negra con medias lunas blancas detrás de los ojos.

Historia natural

La gaviota andina es la única gaviota que se encuentra en la sierra.[cita requerida]

Generalmente se le ve en grupos chicos, usualmente cerca al agua pero vuela sobre páramos y quebradas. Se alimenta de insectos que atrapa en sembríos y praderas, también de insectos que atrapa al vuelo y en basurales.

Habita en lagunas, ríos y bofedales entre los 3.000 a 4.500 msnm, pero en invierno puede bajar a zonas de 2000 msnm o inclusive al nivel del mar. Anida en colonias dispersas y aisladas, a veces cerca a lagunas pequeñas y alejadas. Su distribución es desde el norte de Ecuador, por toda la sierra peruana y hasta el norte de Chile. La población total se estima en 50.000 parejas, la mayoría en el sur del Perú y en Chile.

 

GUAYATA CHLOEPHGA MELANOPTERA

Chloephaga melanoptera

Para otros usos de este término, véase Guayata (desambiguación).

 guayataGuayata o cauquén guayata
Estado de conservación
eguayata
Preocupación menor (UICN)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Anseriformes
Familia: Anatidae
Subfamilia: Tadorninae
Género: Chloephaga
Especie: C. melanoptera
(Eyton, 1838)

El cauquén guayata, piuquén o huachua (Chloephaga melanoptera) es una especie de ave anseriforme de la familia Anatidae natural de las montañas de los Andes, en Sudamérica.

Índice

Zoonimia

Su nombre proviene del mapudungún, de piwkeñ /. “Piùqueñ – unos patos grandes”;2 “peukeñ = el ganso salvaje”.3 4

Distribución

Su distribución geográfica se extiende desde el centro del Perú hasta el centro de Chile, y de Argentina, ocupando la zona andina desde Jujuy hasta el norte de Mendoza. Vive en lagunas altoandinas de valles situados entre los 3.000 msnm, llegando hasta los 4.700 msnm. En invierno ocupa áreas más bajas.

También es visto en Nevado de los Piuquenes

Características

Presenta un cuello grueso, es color blanca con faja alar morada. El pico, las patas son rojizos. La longitud total es de 75 a 80 cm. No hay dimorfismo sexual en el plumaje de machos y hembras. Los machos pesan entre 2,7 a 3,6 kg, las hembras son más pequeñas. No se conocen subespecies.

Comportamiento

Es un cauquén algo agresivo, durante la temporada que no es de cría se le ve en pequeños grupos en las lagunas y esteros cerca de lugares donde hay pasto.

Reproducción

La temporada de cría es la primavera austral. Anida desde el mes de noviembre. El nido lo construyen en el suelo sobre el pasto, también en los huecos de las riberas. El nido puede estar cerca o lejos del agua.

Pone de cinco a diez huevos, los cuales tardan en eclosionar unos 30 días. La hembra incuba, el macho permanece cerca de la nidada. Al nacer los pichones, se trasladan al espejo de agua, por tres meses aproximadamente.

La pareja se mantienen junta por vida, o al menos demuestra una fuerte fidelidad por varios años. Se estima que llegan a ser adultos a los tres años.

 

 

Laucha Sedosa Pampeana

Eligmodontia typus

 Eligmodontia typus
Estado de conservación
elaucha
Preocupación menor (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Infraclase: Placentalia
Superorden: Euarchontoglires
Orden: Rodentia
Suborden: Myomorpha
Superfamilia: Muroidea
Familia: Cricetidae
Género: Eligmodontia
Especie: E. typus
F. Cuvier, 1837

Eligmodontia typus es una especie de roedor de la familia Cricetidae.

Distribución geográfica

Se encuentra en Argentina y Chile.

 

Matamico Andino

Phalcoboenus megalopterus

 matamicoMatamico andino
Estado de conservación
ematamico
Preocupación menor (UICN)
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Falconiformes
Familia: Falconidae
Género: Phalcoboenus
Especie: P. megalopterus
(Meyen, 1834)

El caracara andino (Phalcoboenus megalopterus) es una especie de ave falconiforme de la familia Falconidae que habita la región Andina de Chile, Perú, Bolivia y en Argentina. No se conocen subespecies.1 Entre otros nombres vernáculos se conoce a esta especie como matamico andino, matamico cordillero, corequenque, caracara andino, caracara montañero, carancho andino y carancho cordillerano.

Índice

Distribución

Vive en la mayor parte de Perú, en Bolivia, hasta el centro de Argentina y en Chile hasta la provincia de Colchagua. Se documentan algunos registros al sur de Ecuador.

Su distribución es alopátrica respecto a la del caracara araucano (Phalcoboenus albogularis) que habita la misma región pero cuya distribución es al sur de la cordillera de los Andes.

Características

En esta especie es de color negro con la rabadilla, ápice caudal y de remeras internas, tapadas y resto ventral blancos. Cara anaranjada rodeando el ojo. No hay dimorfismo sexual, aunque las hembras sean ligeramente de mayor tamaño, algunos autores estiman un 5%. Tiene entre 47 a 55 cm. de largo. Los machos pesan unos 800 gramos.

Historia natural

Es considerada desde común, tal vez abundante, hasta raro. Esta ave es sedentaria, es posible que se desplace después de la temporada de anidación.

Normalmente habita en el altiplano andino, donde la vegetación no es muy alta. Los árboles no son frecuentes, es arbustiva, y los acantilados son muy profundos. Se los encuentra entre los 2.900 y 5.000 metros de elevación, pero también se los ve en las costas del Pacífico.

Pone 2 ó 3 huevos por nidada. La temporada de anidación comienza de octubre a diciembre. Los jóvenes se valen por sí solos en marzo. Anida en los riscos y en las ramas de los árboles.

La alimentación consiste de carroña y pequeños animales como mamíferos, aves o artrópodos. También captura insectos y lombrices escarbando la tierra.

En Alcamari, Machu Pichu, Perú

Relaciones con el hombre

Sus plumas de color blanco y negro eran usadas por ciertas indumentarias del Inca sujetas al llauto. Sirvió como insignia para los jerarcas del Imperio Incaico y en concreto para la mascaypacha o corona del emperador Inca.

Se relaciona con Wiracocha, el Dios del sol de la cultura inca, ya que fue su compañero alado con el nombre de Pájaro Inti. Era un mago conocedor del presente y el futuro.

 

Palomita Dorada

Metriopelia aymara

 palomitaPalomita aimará
Ejemplar de palomita aimará (Metriopelia aymara) en San Pedro de Atacama, región de Antofagasta, Chile.
Estado de conservación
ematamico
Preocupación menor (UICN 3.1)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Columbiformes
Familia: Columbidae
Género: Metriopelia
Especie: M. aymara
(Prévost, 1840)
Sinonimia
Columba aymara2

La palomita aimará (Metriopelia aymara),3 también denominada palomita de alas doradas (Argentina), palomita dorada (Argentina), tortolita de la puna (Chile) o tortolita dorada,4 es una especie de ave columbiforme perteneciente al género Metriopelia que integra la familia Columbidae. Vive en la cordillera de los Andes en América del Sur.

Índice

Descripción

Mide 17 a 18 cm. Partes superiores gris pardusco; partes inferiores de tono vinoso; centro del abdomen leonado y subcaudales negruzcas. Primarias negras con mancha cobriza en la base interna; algunas cobertoras con manchas doradas (de lo cual deriva el nombre popular). Cola corta negra, supracaudales gris pardusco y muy largas, cubriendo casi toda la cola. Patas rosado pálido. Pico corto.5

Distribución y hábitat

Se distribuye desde los Andes del sur de Perú, Bolivia, hasta el noroeste de Argentina y norte de Chile.1 4
Su hábitat son las estepas arenosas y rocosas con pastos ralos, altoandinas, también cerca de viviendas, corrales y agua.6

Reproducción

No hay mucha información sobre su época de postura, pero un nido encontrado en abril sugiere que esta ave la retrasa hasta después de las fuertes lluvias del llamado “invierno boliviano”, que ocurren entre enero y febrero.5

Sistemática

Descripción original

La especie M. aymara fue descrita por primera vez por el naturalista e ilustrador francés Florent Prévost en 1840 bajo el nombre científico Columba aymara, localidad tipo «Chile».2

Taxonomía

Es monotípica. Está relacionada con Metriopelia mela

 

Piche Llorón

Piche llorón Chaetophractus vellerosus

Fauna de Mendoza y Argentina

piche

Los armadillos (Flia Dasypodidae)
a) piches peludos: tienen el caparazón ancho y aplastado, este generalmente con muchos pelos encima; las patas son cortas y las uñas largas y rectas. Viven en estepas, zonas arbustivas áridas y sabanas. Alimentación omnívora.
Cinco especies: 3 Chaetophractus (Ch. vellerosus, Ch. nationi, Ch. villosus), 1 Euphractus (E. sexcinctus), 1 Zaedyus.
Nombre común: Piche llorón Nombre científico: Chaetophractus vellerosus
Otros nombres: pichy, quirquincho chico, pichi llorón, peludo chico. Hairy armadillos.
Significado del nombre: el nombre en inglés hace referencia a que tienen mucho más pelo que los otros armadillos.
Reseña: Existe una subespecie propia de nuestra provincia, Ch. vellerosus pannosus
Descripción general: según Olrog es bayo grisáceo con pelaje muy largo y a veces bastante denso sobre el caparazón. Uñas largas y rectas.

 

 

Tamaño: cabeza más cuerpo 24 cm cola 11 cm. peso adulto: alrededor de 1 kg.
Hábitat: frecuente en estepas, pajonales y montes arenosos, en los cerros hasta 3000 m de altura.
Dieta: son considerados carnívoros omnívoros, consumen insectos, plantas tuberosas, pequeños roedores, lagartijas, frutos, vegetales y carroña.
Distribución geográfica se encuentra en el Gran Chaco, oeste de Paraguay, y Argentina.
Nacional: Provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero, La Rioja, San Juan, San Luis, Mendoza.

Cava túneles para evadirse de las inclemencias del tiempo, para tener sus crías y para escapar de sus enemigos.

 

Yal Chico
Yal Chico
Phrygilus plebejus (Tschudi, 1844)
Ash-breasted Sierra-Finch

Familia: Thraupidae
Órden: Passeriformes
Clase: Aves
Filo: Chordata
Reino: Animalia

yalc

Zorro Colorado

Lycalopex culpaeus

 zorrinocZorro culpeo
Estado de conservación
ematamico
Preocupación menor (UICN)1
Clasificación científica
Reino: Animalia
Subreino: Eumetazoa
Superfilo: Deuterostomia
Filo: Chordata
Subfilo: Vertebrata
Clase: Mammalia
Subclase: Theria
Infraclase: Placentalia
Orden: Carnivora
Suborden: Caniformia
Familia: Canidae
Género: Lycalopex
Especie: L. culpaeus
(Molina, 1782)
Distribución
zorrinocdist
Distribución del zorro culpeo
Subespecies
  • Lycalopex culpaeus lycoides
Sinonimia
  • Pseudalopex culpaeus
  • Dusicyon culpaeus
  • Canis culpaeus

El zorro culpeo (Lycalopex culpaeus), también llamado zorro colorado, tío juan (norte de Chile) es el segundo cánido viviente más grande de Sudamérica, sólo superado por el lobo de crin o aguará guazú.

Un culpeo en Puerto Natales.

Índice

Descripción

Un culpeo en la Región de Antofagasta.

Zorro colorado fueguino.

Zorro culpeo, en el Buin Zoo.

Tiene el aspecto de un zorro de cabeza y patas rojizas, vientre, cuello y boca blancos y lomo gris rayado de negro. La cola está muy poblada de pelos grises que se vuelven negros en su punta. En la zona continental sudamericana pesa entre 5 a 7 kg, pero la subespecie de Tierra del Fuego (L. c. lycoides) es significativamente mayor, llegando a los 14 kg.2

Hábitat

Habita en montañas, praderas, estepas arbustivas, desiertos, y bosques.

Distribución

Se distribuye especialmente a lo largo de la Cordillera de los Andes, desde el sur de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, y la mitad oeste de la Argentina, llegando por el sur hasta el Archipiélago de Tierra del Fuego.

Un ejemplar alimentándose de restos de vicuña (Vicugna vicugna) en El Tatio, San Pedro de Atacama, Región de Antofagasta, Chile

Alimentación

Se alimenta de roedores, conejos, aves y lagartos, y en menor medida de plantas y carroña.

Se observaron ataques en solitario del zorro colorado fueguino (el cual posee dimensiones corporales respetables) para dar caza a crías e incluso subadultos de guanacos, con una disparidad entre predador y presa de 14 kg y hasta 40 kg en el guanaco joven.3 Este comportamiento era desconocido hasta 2007 cuando se empezó a observarlo en el parque natural Karukinka, en la isla Grande de Tierra del Fuego. Los científicos estipulan la razón de la supuesta nueva depredación a causa de la adversa condición climática de la isla, que hace escasear el alimento y debilita a los animales. También se piensa como factor la ausencia de pumas en esa isla, lo que permite ocupar al zorro el nicho ecológico de este. Por último se presume que este comportamiento no es nuevo, ya que el zorro es nocturno, hábito que le permite cobrar la mayoría de sus presas, pero dificulta la observación. Ante la amenaza del zorro colorado los guanacos recurren a estrategias de cooperación para proteger a sus crías, desarrollando una formación de escudo, un círculo alrededor de los vulnerables. Si tiene éxito logran alejar al cánido a patadas, algo que es imposible hacerlo frente a un puma4

Otra importante presa del zorro colorado es el cervato del huemul.5

En algunas zonas muy antropizadas ataca a los rebaños de ovejas, razón por la cual ha sido perseguido duramente por los ganaderos, que le disparan o envenenan carroñas. Como consecuencia de esto, se ha vuelto muy raro en algunas zonas y en otras se ha extinguido.

Población

Es abundante pero se desconoce su número. En Colombia su población sería de al menos 1.000 ejemplares en áreas protegidas. En Ecuador, Perú y Bolivia ya es escaso en zonas con mucha presencia humana pero perdura en áreas protegidas con más de 2.000 ejemplares. En Chile y Argentina está la mayor población, siendo más abundante en la Patagonia.

Conservación

La Lista Roja lo considera como bajo amenaza, aunque está extinto en algunas zonas y escaso en áreas transformadas, se le considera estable.

Subespecies

Distribución de las subespecies de Lycalopex culpaeus. Verde: L. c. reissii; Amarillo: L. c. andinus; Azul: L. c. smithersi; Negro: L. c. culpaeus; Celeste: L. c. magellanicus; Rojo: L. c. lycoides.

Esta especie está subdividida en 6 subespecies:

CONTENIDOS RELACIONADOS

OTROS CONTENIDOS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: