REPTILES Y ANFIBIOS
P

oder de mimetización y postura desafiante son dos de los atributos que distinguen a una de las serpientes más difundidas de la Argentina: la falsa coral.

A través de tres variedades científicas (Lystrophis Histricus y Semicinctus y Oxyrhopus rhombifer bachmanni), este ofidio dice presente en un franja que va desde la provincia de Jujuy hasta el territorio de Río Negro.

Adaptable casi a cualquier hábitat, es común ubicar a este reptil en campos, bosques y selvas. Distintos reportes científicos destacan que se encuentra tanto en áreas apenas por encima del nivel del mar como en regiones montañosas de más de 2.000 metros.

Activas tanto de día como de noche, las falsas corales suelen buscar resguardo bajo las piedras, en la hojarasca junto a los árboles, o dentro de agujeros en el suelo.

Esta variedad debe su nombre  a la combinación de anillos blancos, negros y rojos con los que el ofidio pretende emular a su par venenosa, la “verdadera” coral. 

Pero la diferencia es rotunda: a diferencia de la original, sus anillos no están completos y se ven interrumpidos por un vientre con escamas negras. Además, el ofidio carece de veneno.

De cabeza ancha, la especie ostenta un tamaño que oscila entre los 45 y los 90 centímetros. Y basa su alimentación en insectos y pequeños anfibios. Variedades como la Oxyrhopus rhombifer bachmanni (la más grande de las falsas corales) incluso incorporan en su dieta a pequeñas aves y ratones.

La variedad es de reproducción ovípara y se estima que las hembras puedan engendrar a partir de los 18 meses. Tras una incubación de aproximadamente tres meses, la serpiente produce hasta 17 huevos.

Con relación al comportamiento del ofidio, las reacciones varían. Así, la Lystrophis Histricus es inofensiva, aunque suele ensanchar la cabeza y el cuerpo si se siente amenazada. Por su parte, la Lystrophis Semicinctus puede llegar a morder provocando algún tipo de dolor o reacción alérgica en la zona corporal afectada.

Finalmente, la Oxyrhopus rhombifer bachmanni asume una posición intimidatoria cuando es desafiada, pero por lo general su comportamiento es inofensivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: