FAUNA, MAMÍFEROS TERRESTRES
C

on un peso de hasta 200 Kg, 1.80 Mts de altura y un aspecto bastante cómico, la Llama se convirtió, a lo largo de miles de años, en un ícono de la Puna. Descendiente de los primeros camélidos norteamericanos y primos lejanos de camellos y dromedarios, esta especie se adapto a la vida en grandes altitudes, ya que poseen una gran cantidad de hemoglobina y sus glóbulos rojos son ovalados, lo que le permite vivir en lugares donde los niveles de oxígeno son bajos.

Los Incas tuvieron a la Llama como uno de sus ejes en la vida diaria. Fue empleada como fuente de alimento y abrigo, para preparar medicinas, y hasta como fuente de energía a partir de la combustión de sus excrementos.

También cumplió un papel fundamental para la expansión del imperio, ya que utilizaron su capacidad de carga tanto en incursiones militares, como en la construcción de sus edificios y en el transporte del oro y plata que se extraía de las minas.

Si bien sus números decrecieron significativamente desde aquel entonces, en la actualidad carece de amenazas serias, y aún hoy sigue siendo de gran importancia para la vida diaria de los pueblos andinos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: