AVES
C

élebres a raíz del éxito mundial de la película infantil “Surf’s Up” -conocida en América latina como “Reyes de las Olas”-, los pingüinos de penacho amarillo comprenden una especie que se caracteriza por el color negro en la cabeza y unas cejas alargadas en amarillo brillante que se extienden hasta la nuca del ave.

Con hábitat exclusivo en el extremo Sur, esta variedad llega a alcanzar en edad adulta un tamaño de poco más de medio metro de largo y un peso de alrededor de 3 kilos. En tierra se caracteriza por el desplazamiento de a saltos, característica que ha derivado en otra forma popular de nombrarlo: pájaro bobo.

Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego son las provincias predilectas de esta especie, aunque es muy común detectar migraciones que los acercan a distritos más al Norte. 

Siempre integrante de colonias, el pingüino de penacho amarillo (nombre científico: Eudyptes chrysocome) se alimenta principalmente a base de calamares, pulpos, moluscos, plancton, krill –una variedad marina similar al camarón aunque de sólo 3 centímetros–, y crustáceos en general.

Este pingüino vio mermada su población a fines del siglo XIX por las sucesivas campañas de recolección de huevos que llevó a cabo el hombre. En sí, colonias enteras desaparecieron debido a este entretenimiento que hasta no hace mucho se practicaba en la Patagonia.

La nidada consiste de dos huevos con una particularidad: como ocurre con ciertos pingüinos crestados, el primer huevo es más pequeño que el segundo. El huevo más grande es colocado cuatro días después que el primero. Durante esos cuatro días, en muchos nidos el primer huevo desaparece por efecto de los depredadores.

Los nidos de estos pingüinos son víctimas de págalos y gaviotas. Dado lo intenso de los asedios, esta variedad se caracteriza también por su comportamiento por demás de agresivo. Así, el penacho amarillo picotea a cualquier intruso que se acerque al nido, sea otro pingüino, pájaro volador o turista curioso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: