REPTILES Y ANFIBIOS
C

on presencia confirmada en la provincia de Misiones, y claro predominio en Brasil, la rana tacuarera (nombre científico: Aplastodiscus perviridis) o “ranita de los ojos rojos” es una especie endémica de la selva paranaense.

Se trata de un anfibio de menos de cinco centímetros que, sujeto a una alimentación que incluye insectos como moscas y mosquitos, y distintas variedades de arácnidos, habita desde lo profundo de la selva hasta las áreas boscosas de menor densidad vegetal.

Pese a su presencia extendida, y su particularidad de adaptarse incluso a los ambientes más degradados por el avance del hombre, la rana tacuarera es una especie de las más detectadas por biólogos y herpetólogos aunque buena parte de sus mecanismos de supervivencia continúan en el misterio.

En tonalidades de piel que varían entre verdes claros y oscuros, suele habitar en torno a cualquier fuente de agua dulce. La rana tacuarera justamente aprovecha lagunas, pozos o ríos para concretar una reproducción que todos los años se lleva a cabo entre los meses de noviembre y febrero.

En ese proceso, los machos suelen construir nidos húmedos subterráneos para luego guiar a hembras que colocan hasta 200 huevos. Las crías se mantienen en esos reservorios de agua hasta que los mismos regímenes de lluvia o las crecidas de los ríos las arrastran hacia corrientes más profundas donde completan el desarrollo.

Con la contaminación del agua como principal atentado contra su supervivencia, la rana tacuarera por el momento no integra la nómina de las especies en peligro aunque la expansión urbana claramente acotó su hábitat en Misiones en las últimas dos décadas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: