REPTILES Y ANFIBIOS
E

ndémico de esta parte del planeta, el yacaré overo (Caimán latirostris) se distribuye en las áreas acuáticas de Formosa, Corrientes, Entre Ríos y Misiones, aunque no es inusual toparse con algún ejemplar en Santa Fe.

Con un tamaño superior a los 2,5 metros en edad adulta, este reptil -al igual que su primo, el yacaré negro- cuenta con ojos, fosas nasales y oídos adaptados principalmente para la actividad de caza en y desde al agua.

Con escamas que combinan el verde intenso con tonos grises, este reptil come con voracidad desde serpientes y peces hasta mamíferos medianos como la corzuela pasando por todo tipo de aves, anfibios y cangrejos. Es muy común que también se alimente de animales muertos.

Sumergido durante gran parte del invierno, el yacaré overo se aparea en primavera y la hembra puede llegar a poner hasta 40 huevos blancos. La etapa del nacimiento es la única en la que este animal es vulneable. En ese caso, hurones, lagartos, garzas y cigüeñas son algunas de las especies que devoran a las crías.

Una particularidad de este reptil es que suele tragar piedras del lecho del río o las orillas. Se desconoce con exactitud cuál es la función que cumplen estas rocas estomacales que, en la jerga científica, se conocen como “gastrolitos”.

Hasta hace muy pocos años se teorizaba con que podían ayudar a triturar el alimento, como sucede en el caso de algunas aves, pero luego se observó que los poderosos jugos gástricos del yacaré bastan por sí solos para disolver huesos de peces y caparazones de moluscos. En la actualidad, se considera que estos gastrolitos favorecen la inmersión y una mejor navegabilidad en los cursos de los ríos.

Con el yaguareté como único enemigo natural ya en etapa adulta, el yacaré negro caza principalmente de noche y obtiene la mayoría de sus presas en las adyacencias de las aguas que habita. 

La demanda de cueros que ostenta la industria del calzado, sumado al avance agrícola sobre sus dominios, colocan a este primo de los cocodrilos en estado de probable extinción.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: