SENDEROS DEL FIN DEL MUNDO

Un mapa con los mejores trekkings para hacer en las cercanías de la ciudad más austral y en el Parque Nacional Tierra del Fuego: bosques de lengas y colihues, glaciares y vistas panorámicas desde lo alto. 

E

n Ushuaia termina la Ruta Nacional N°3, que viaja 3.060 kilómetros desde la ciudad de Buenos Aires; y la temperatura anual promedio es menor a los 3 °C, lo que se traduce en la temporada de esquí más larga de la Argentina. Es la ciudad más austral del mundo, posición geográfica que la ilumina con 18 horas de sol en los meses de verano, y que la castiga con las noches más largas y frías de todo el país durante el invierno. “Ushuaia. Fin del Mundo”, se lee en el sello postal que, aunque no tenga valor legal ni implique el cruce de ninguna frontera, muchos viajeros piden para sumar a su colección en el pasaporte. El lugar para hacerlo es la oficina de turismo ubicada junto al puerto de la ciudad o en la oficina postal del Parque Nacional Tierra del Fuego, unos diez kilómetros al oeste de la capital fueguina.

 

Ubicada entre glaciares, montañas y el Canal de Beagle, Ushuaia fue fundada a fines del siglo XIX como base naval y presidio de máxima seguridad. Totalmente aislados y expuestos a condiciones climáticas extremas, los presos tenían que caminar con las piernas hundidas en la nieve para conseguir leña y poder cocinar y calefaccionar la cárcel. Ese mismo trayecto que hacían los reclusos es el que hoy recorre el Tren del Fin del Mundo. De trocha angosta y locomotora a vapor, este trencito avanza por el Cañadón del Toro, pasa junto la Cascada de la Macarena, se mete en un gran cementerio de árboles y termina dentro del Parque Nacional Tierra del Fuego (entrada general para nacionales: $ 70). Creado en 1960 y con una superficie total de 63 mil hectáreas entre la bahía Lapataia, los lagos Roca y Fagnano, y los cordones montañosos que dibujan el límite con Chile, esta reserva protege las aguas y los bosques de ñires, lengas y colihues, junto a tantas especies autóctonas que habitan la zona.

Dentro del Parque Nacional hay unos diez senderos bien señalizados, de distintas longitudes y dificultades. Los más simples son autoguiados y se extienden de 400 a 800 metros de longitud, casi siempre sobre terrenos llanos. Entre ellos está el Paseo de la Isla, que recorre las costas de los ríos Lapataia y Ovando; el Paseo a la Laguna Negra, donde se pueden ver campos extensos de turba; el Paseo al Mirador, a través de bosques de lengas hasta un balcón natural con una gran vista a la bahía Lapataia; y el Paseo a la Castorera, donde se ven los diques que construyen estos animales y las consecuencias de introducir especies exóticas al medio ambiente.

 

Para quienes se animen a andar más, hay propuestas de trekkings que recorren varios kilómetros y trepan cientos de metros por barrancos y hasta la cima de algunos cerros. Entre los más desafiantes destaca el Sendero al Cerro Guanaco, que recorre 8 kilómetros desde el lago Roca hasta la cumbre de ese cerro, a 970 metros de altura. Otro trekking que paga con creces el esfuerzo de la caminata es el Sendero de Pampa Alta, que une los campamentos del Río Pipo y el de la bahía Ensenada. El camino atraviesa 5 kilómetros de bosque andino patagónicos, repleto de lengas y guindos, y termina en una vista panorámica del Canal de Beagle, la bahía Yendegaia en Chile, la isla Redonda y las bahías de Ushuaia y Ensenada.

 

De regreso en Ushuaia, hay otra escalada imperdible a 15 minutos del centro, en la cordillera Darwin. El monte y glaciar Martial es como un parque de diversiones donde se puede jugar con la nieve, esquiar y caminar un sendero bastante empinado hasta la cima, a más de mil metros de altura. Si bien el acceso es libre, se recomienda ir acompañado por un guía de la zona, especialmente si se quiere hacer cumbre. El primer tramo se puede hacer en aerosilla, y luego se sigue por un sendero de dificultad media hasta lo más alto, desde donde se ve todo el perfil de la ciudad, sus bahías, el Canal Beagle y la Isla Navarino en Chile. Esta excursión dura unas 6 horas en total, y suele incluir una merienda con brindis en la cumbre.

Desde Buenos Aires hay vuelos directos a Ushuaia por Aerolíneas Argentinas (desde $ 2700, aerolineas.com.ar) y por LAN (desde $ 2693, LAN.com).

Por su posición geográfica, Ushuaia tiene 18 horas de sol en verano y 7 en invierno. La temperatura media en verano es de 9,6 °C y de 1 °C en invierno. Las temperaturas más bajas se registran en los meses de julio y agosto, ideales para visitar el centro de esquí Cerro Castor.

Comments
pingbacks / trackbacks

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: